Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

EAF - Presentación de JONAS MEKAS

Expandir mensajes
  • Silvestre Byrón
    EAF - III años 12 Ediciones LOS DOCUMENTOS ORIGINALES DEL MRO Las fuentes de la opción underground Presentación de JONAS MEKAS JONAS MEKAS (Semeniskiai,
    Mensaje 1 de 1 , 2 may 2004
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto
      EAF - III años 12 Ediciones
      LOS DOCUMENTOS ORIGINALES DEL MRO
      Las fuentes de la opción underground
      Presentación de JONAS MEKAS

      JONAS MEKAS (Semeniskiai, Lituania, 24/12/22),
      poeta y cineasta, director-editor de Film-Culture. El
      estreno de “As I Was Moving Ahead Occasionally I Saw
      Brief Glimpses of Beauty” (EEUU, 2000) y la
      retrospectiva de sus peliculas en la tercera y sexta
      edición del BAFICI (Buenos Aires Festival
      Internacional de Cine Independiente) lo actualizó como
      padre del New American Cinema. Ya en el Festival
      Internacional de Mar del Plata (1962) se conoció “Guns
      of the Trees”, una de las primeras producciones del
      Underground Cinema. En poco tiempo esa película se
      convertiría en el vocero de los estatutos de la
      opcionalidad.-

      1962: JONAS MEKAS EN ARGENTINA
      EDITORIAL: EL NUEVO CINE EN AMÉRICA

      Dentro de los núcleos dedicados al cine surgen nuevas
      voces en América. Hay grandes variantes de contenido
      ideológico, pero la aspiración básica es la misma: Se
      anhela un cambio. Y es así que en los Estados Unidos,
      en la Argentina, en el Brasil, e inclusive en México,
      nuevos cineastas se lanzan hacia adelante en constante
      ritmo de creación. Y en general se acometen las vallas
      que dificultan la comunicación entre los seres
      humanos, se parte de un profundo sentimiento de
      necesidad y se busca aportar claridad en la medida de
      las posibilidades, percepciones y creencias de cada
      artista.
      El cambio mencionado es ante todo un reclamo de
      legitimidad en un mundo mecanizado y por consiguiente:
      deshumanizado. Los trasfondos de raigambre política
      corren por cuenta de los ideólogos de turno. Nada de
      América es patrimonio de alguien en especial. Y la
      aspiración de convertirla en un Continente de hombres
      libres no es más que el mismo anhelo compartido por
      hombres jóvenes del resto del planeta, para sus
      países.
      Pueden notarse diferencias de tono particular en las
      notas aquí publicadas. Trataremos de ir investigando
      todos los fenómenos del NUEVO CINE y daremos a conocer
      posiciones que merezcan ser conocidas aunque no las
      compartamos.
      Esperemos que el lector sepa sacar sus conclusiones.

      EL NUEVO CINE EN USA
      PRESENTACIÓN DE JONAS MEKAS

      Conocimos a Jonas Mekas durante el Festival de Mar del
      Plata. Al comienzo de la muestra su presencia pasó
      completamente desapercibida, apenas media docena de
      personas parecíamos interesadas en él. Nos encontramos
      en el bar del Hotel Provincial, desayunaba, delgado,
      de rostro ascético, completamente de negro, salvo una
      camisa blanca, manos también pálidas y sensitivas.
      GUNS OF THE TREES es su primer film, y la publicación
      que dirige: FILM CULTURE, una importante revista
      especializada estadounidense que a través de sus 23
      números ha trazado un panorama crítico e informado
      sobre el acontecer fílmico de USA, sus fallas y
      posibles soluciones. De sus páginas se ha desprendido
      la necesidad de que sectores jóvenes y no
      comprometidos con la maquinaria industrial, se
      lanzaran a la creación como forma de contrarrestar la
      insipidez y tontería hollywoodiana y como rescate de
      los valores críticos, culturales y sociológicos a los
      que ciertos jóvenes americanos se sienten cercanos.
      Integrando el movimiento NEW AMERICAN CINEMA GROUP ha
      venido luchando por la libertad de expresión
      cinematográfica continental. (El manifiesto de este
      grupo se ha publicado en el N 2 de Eco Contemporáneo).
      En el plano de las necesidades inmediatas, comentó la
      necesidad de crear un organismo internacional
      independiente que se aboque a la distribución de los
      films independientes para obviar así el
      desconocimiento que existe no sólo entre los países de
      América; en base a las realizaciones y producciones de
      diversas naciones y a un convenio de intercambio. Algo
      ha hecho en su país el distribuidor Emile de Antonio y
      en el nuestro Néstor Gaffet, y a pesar de lo bueno de
      la idea muy poco se ha alcanzado.
      La sala del cine Nogaró estaba bastante llena en
      relación al relativo interés que Mekas podía despertar
      en muchos de los espectadores. el film se proyectó
      entre momentos de profundo silencio y cuchicheos mal
      contenidos, muchos se levantaron durante la
      exhibición.
      Habíamos podido leer el panfleto que Mekas repartió
      antes de comenzar. Nos había prevenido que su film era
      una especie de revulsivo, un caos intencionado, una
      cantidad de cosas que se necesita sacar del sistema.
      Lo ha conseguido, como asimismo darnos un golpe en el
      plexo solar. El film lleva un comentario del poeta
      Allen Grinsberg. La belleza del texto es total; una de
      las más hermosas páginas de poesía llevados al cine,
      comparable sin duda con aquel otro demoledor
      comentario de Jean Cayrol para Noche y Niebla, de
      Resnais.
      No es posible hacer una crítica orgánica sobre el
      film, y menos un comentario objetivo, pues a muchos
      nos “enganchó” de manera total. Es importante por
      diversas razones. Una de ellas, la visión que nos da
      de la realidad estadounidense; manifestaciones
      anti-racistas, choques de estudiantes y “folksingers”
      con la policía (donde la cámara no es un elemento
      estático sino que «participa» y transmite los hechos;
      apuntes tales como la mano del policía que antes de
      las corridas pulsa las cachas de su revólver y se
      asegura que sale con facilidad de la funda), la
      relación humana entre un muchacho (Ben Carruthers) y
      una joven de color (Angus Speare Juillard). Son
      sugerentes además la aparición del joven jesuita
      (Frank Kuenstler), la caminata de dos hombres de cara
      blanqueada por entre una plantación de coliflores (con
      los que Mekas intentó simbolizar al hombre y la mujer
      universales), las escenas en la playa desolada entre
      Adolfas Mekas y una joven blanca.
      No todo el mundo gustó ni gustará de GUNS OF THE
      TREES, pero este film tiene la validez de un
      testimonio a la manera de Jonas Mekas -modo
      surrealista u otra cosa, se dirá-, pero espejo de un
      mundo en que vivimos y que en el film parece
      desintegrarse más rápidamente que en la realidad.
      ARIEL MAUDET (h.)

      GUNS OF THE TREES:
      LA REBELDÍA CREA

      Jonas Mekas vive en un apartamento de Nueva York,
      junto a su hermano Adolfas. Posee allí una mesa de
      montaje y un proyector de 35 mm. Es muy conocido,
      tanto por su revista, como por sus comentarios en el
      periódico del Greenwich Village: The Village Voice,
      desde donde durante bastante tiempo atacó la idiotez y
      el irrealismo del producto salido de Hollywood. Nació
      en Lituania en 1921. Fue prisionero de los alemanes
      durante la guerra y permaneció luego cinco años en
      Alemania como refugiado de guerra. De pronto se
      encontró en Nueva York trabajando a disgusto en una
      fábrica gracias a la gentileza de una oficina de las
      Naciones Unidas que omitió consultarlo. Sumergido en
      el “paraíso americano” fue variando de oficios hasta
      llegar al actual: cineasta. Toda su experiencia pasada
      confluye en GUNS OF THE TREES. Y si el film parece ser
      incoherente y resulta agresivo, hay fundamento. Su
      autor expresa los sentimientos, las ideas y las
      aspiraciones angustiadas de su generación frente a una
      época incierta. Carece de plataforma política. Sus
      planteamientos lindan con los de la Beat Generation,
      pero posee además una extraña personalidad de
      iluminado. Los críticos de izquierda bramaron en Mar
      del Plata cuando Mekas expresaba: “entre el compromiso
      y el suicidio, elijo el suicidio” y lo que es más
      sugestivo: “el marxismo está superado”. Sin embargo no
      se ha suicidado y el compromiso emerge de su
      manifiesto, y de su película. Aquí aparecen cinco
      jóvenes, cada cual en un momento capital de su
      existencia, tratando de comprenderse a sí mismos y de
      comprender el papel que juegan en el mundo. Es el eco
      inmediato y enérgico a las presiones de una sociedad
      asfixiante y mentirosa. Una pareja de color que vive
      la vida intensamente, tal como les viene; representa
      el lado de la América que no muestra la revista Life.
      Un clérigo medita, camina y conversa, pero no halla
      respuesta a sus preguntas. Y otra pareja monologa o
      discute, posa y se observa; pero nada más ocurre. No
      hay conexión entre una y otra secuencia, el tiempo se
      anula, rige sólo el lugar. Esta vez el individuo no
      está separado totalmente del mundo. La Nueva York
      contemporánea proporciona el decorado. Los largos
      planos estáticos son cubiertos por comentarios de
      Allen Ginsberg. En resumen: aspectos de una generación
      disconforme pero desguarnecida, al margen del
      “american way of life” tan conocido en Cinemascope y
      colores. Sin embargo hay búsqueda. Los personajes de
      Mekas no se conforman con su soledad, se incrustan en
      la realidad de su tiempo haciendo gestos solidarios.
      ¿Quién los escuchará? Cualquiera de nosotros. Ninguno
      de ellos se aplica al descubrimiento de divinidades
      ocultas, buscan a sus iguales: otros seres humanos.
      Más voces se suman al ya voluminoso coro que repite el
      mismo mensaje. El desierto se va poblando. ANIBAL
      GREZZI.
      Eco Contemporáneo. Vol. 1, # 3 – Edición Experimental
      Mayo-Julio 1962. PP 92-95.

      ENTREVISTA CON JONAS MEKAS
      EL CINE COMO RELIGIÓN

      -Creemos hacer el único cine comprometido de América;
      hay quien entiende el «compromiso» a la manera de
      Sartre, de Camus, o de Lenin, de Mao, o de Fidel, pero
      esto, más que compromiso, lo definiría como una forma
      de pasividad activa, porque se mueven en el ámbito de
      alternativas sobre análogos procesos de lógica
      política, tal vez contrarios entre sí pero unidos por
      una misma «claridad» al definir el objeto del discurso
      político. En cambio no es cierto que no tener las
      «ideas claras» desde el punto de vista político
      signifique no estar comprometido. Hay formas de
      compromiso más profundas a nivel humano, de las que no
      siempre se es conciente. Es precisamente esta forma de
      compromiso la que ahora está comenzando a emerger, y
      ya está dando sus frutos y no únicamente en USA.

      -¿Por qué, por ejemplo, films como “Paths of Glory” o
      “Doctor Strangelove” son para usted frutos de
      concesiones, y en qué sentido no contribuyen a hacer
      tomar conciencia al público?

      -Hubo un tiempo en que no se tenía coraje para asumir
      posiciones distintas a las oficiales; fue por lo tanto
      dialécticamente útil hacer esos films. Pero del 60 al
      64 más o menos, se ha verificado un fenómeno
      completamente distinto: la mayor parte de los actores
      de teatro, los poetas, los directores, han asumido
      posiciones fuertemente críticas frente a muchas
      cuestiones políticas: han manifestado de varias
      maneras su oposición al sistema hasta que algunos se
      han dado cuenta de que no tenían nada con que
      sustituirlo. Así se ha dicho: “Ha llegado el momento
      de dejar de protestar y de encerrarnos en nosotros
      mismos, de aislarnos; debemos viajar alrededor del
      mundo, ir a la India, a México, para tratar de
      construir algo en nuestro interior y de examinar más a
      fondo la antigua sabiduría, y ver qué puede surgir de
      nuevo”. Su búsqueda se ha orientado principalmente al
      ámbito de la religión, de la filosofía. Teníamos
      necesidad de personas nuevas que nos señalasen un
      camino distinto, nuevos valores. Hoy creemos tener,
      entre nosotros, a personas que son un ejemplo de algo
      mejor, como Allen Ginsberg. Si la perspectiva, o por
      lo menos el clima cultural, ha cambiado, esto también
      ha sido posible porque creemos en él como hombre,
      creemos en la sinceridad de lo que afirma, porque en
      él hay algo más que una simple protesta. Este es el
      motivo por el que hoy los directores de cine
      “Underground” no hacen abierta o directamente, films
      de protesta. Creemos que hoy se siente más que nunca
      la necesidad de cambiar el hombre desde su interior.
      Sin esto -sin el largo proceso que esto comporta- toda
      alternativa del sistema acaba por volver a la
      dialéctica del sistema. Los estudiantes que han
      abandonado la universidad y que todavía protestan
      están esperando otra cosa; ¿pero qué? Algunos de
      nosotros pensamos que hoy la función del artista sea
      la de impedir que los aspectos negativos que han
      caracterizado a la generación precedente se insinúen
      de nuevo en los individuos y que la única forma de
      impedirlo es mostrar que existen otras cosas, que son
      posibles otros valores, que pueden conmover otras
      bellezas. Esto es lo que tratamos de hacer. En
      general, ésta se efectúa por medio de búsquedas de
      carácter religioso, místico. Antes que nada es
      importante la búsqueda; no hay nada definitivo, sino
      el hombre. Es una especie de exploración interior, que
      ha veces lleva al descubrimiento y al desarraigo de lo
      que queda en nosotros no sólo del capitalismo y del
      materialismo, sino también de las herencias de la
      civilización occidental, que de alguna manera allí se
      intenta. Cuanto más miremos hacia el interior, más
      fructuosas serán nuestras búsquedas. Creo que esto sea
      lo que, hoy por hoy, llamamos nuestro compromiso. No
      tiene nada que ver con ideas políticas, o movimientos
      políticos.

      -¿No cree que existe un peligro en su acción, en su
      manera de concebir el arte: el peligro de una rebelión
      total y únicamente privada, la tentación de salvarse
      solo, la huida de la responsabilidad, el riesgo de
      construir islotes, de cultura sin incidir realmente
      sobre la situación?

      -No, en realidad pensamos lo contrario; hemos superado
      la fase en que creíamos que únicamente podríamos
      salvarnos sin ningún otro. El peligro estaba en que
      Allen Ginsberg había dejado los Estados Unidos para ir
      a la India, a Vietnam, a China; entonces efectivamente
      trataba de salvarse a sí mismo, porque pensaba: “Si no
      soy capaz de salvarme, o de formarme yo solo, no
      estaré en condiciones de salvar a los demás”.
      Únicamente ahora, después de haber estado en la India,
      en Japón, en México, en América del Sur, ha vuelto a
      los Estados Unidos, después de haber adquirido una
      gran experiencia y conocimiento. Y por otra parte está
      el movimiento estudiantil. Si únicamente quisiera
      salvarme yo, me iría a una montaña: me sentaría a la
      orilla de un río y miraría el agua que corre. Pero en
      cambio me comprometo en luchas y proyectos comunes.
      -Creo que está muy claro que existen límites políticos
      y materiales que no permitan hacer lo que se quiere, y
      que la única forma de hacer algo es teniendo en cuenta
      los límites. Pero también estoy convencido de que si
      fuese a Checoslovaquia descubriría algo fuera del cine
      estatal; estos films podrían ser presentados junto a
      los del Estado, y así habría un estímulo. Los
      directores de estos films deben comprender que hay
      alguna forma para luchar por liberar el cine de
      ingestión por el poder. Hoy está claro que aún no se
      han liberado, y que por lo tanto debemos tomarlos por
      lo que son. Creo que en este punto podemos estar todos
      de acuerdo. Sobre lo que en cambio hay mucho que decir
      es sobre países como Italia, Francia, Inglaterra, los
      llamados países libres, donde no existe ningún cine
      libre, o hay poquísimo; cuando en cambio nada
      impediría que lo hubiese. Para estos países no existe
      ninguna disculpa.
      Hablemos de Cine. # 46 – 3/4 - 1969. Lima, Perú.

      CINEÍSTAS DEL MUNDO, UNÍOS

      Realizadores: No podremos tener un cine nuevo y libre
      mientras usemos y dependamos de caducos métodos de
      producción y distribución de nuestros films.
      Realizadores: La hora ha llegado, está sucediendo en
      todo el mundo: Es el momento de resolver y definir de
      qué lado estamos.
      Realizadores de todo el mundo se están desembarazando
      de las compañías de producción y distribución tanto
      gubernamentales como individuales, y están liberando
      al cine de la expresión personal.
      En toda la tierra se están formando Cooperativas de
      Realizadores. Se trata de centros cooperativos y
      no-competitivos para la distribución de películas,
      gobernados por los mismos realizadores, donde ningún
      cineísta es excluido; donde nadie dicta qué y cómo
      hacer nuestros films; donde todos los ingresos vuelven
      al realizador para que continúe su tarea.
      Aún en el corto plazo durante el cual han operado,
      estas cooperativas existentes ya han probado que tal
      es el único modo de asegurar que los realizadores
      sigamos filmando y que nuestras películas lleguen a la
      gente.
      Realizadores: Únanse a sus Cooperativas de
      Realizadores locales AHORA. No hagan juego con los
      distribuidores comerciales de películas. Únanse aunque
      ello implique una bajante temporaria de los ingresos y
      de las “posibilidades” de producción. Tanto la
      sabiduría como la visión nos dicen que tenemos que
      JUNTARNOS.
      (Firman este comunicado: Jonas Mekas, P. Adams Sitney
      y David C. Stone. Film Culture, GPO Box 1499, N. Y.
      10001, USA).
      Cine y Medios. Pág. 18. Buenos Aires, 1969.

      As I Was Moving Ahead Occasionally
      I Saw Brief Glimpses of Beauty

      Jonas Mekas, legendario padre del cine under
      neoyorquino, ofrece aquí un diario en imágenes de los
      últimos treinta años de su vida. El resultado es un
      film largo (se arrima a las cinco horas) y muy
      fragmentado (Mekas construye cada secuencia, por breve
      que sea, con cortes múltiples) que de un modo curioso
      logra que ambas características no redunden en tedio
      ni en disgregación. Más bien lo que hay en la película
      es la puesta en escena puntillosa de aquello que ya
      desde el título se promete: un viaje bordado con
      parpadeos de belleza pura. Granulada o limpia,
      sobreexpuesta o grácil, titubeante o firme, la imagen
      va siendo hilvanada por Mekas en torno a los arrestos
      y las maravillas del amor y de la luz. La primera
      persona da paso a todas aquellas otras que la rodean y
      al modo en que se desplazan desde, hacia y por Nueva
      York. Es, vista de algún modo, una prolongada película
      casera; pero en épocas de Dogma 95 y reality shows,
      tiene la delicada virtud de dar mucho más de lo que
      promete. MARCELO PANOZZO.

      Jonas Mekas, the legendary father of underground New
      York cinema, offers here a diary in images of the last
      thirty years of his life. The result is a long film
      (almoust five hours) and a very fragmented one (Mekas
      constructs each sequence, however short, with multiple
      cuts), yet in a curious way the film avoids either of
      those characteristics leading either to tedium or
      disintegration. Instead what is offers is punctilious
      direction of what the title promises: a journey
      embroidered by glimpses of pure beuty.
      Grainy or limpid, overexposed or gracious, hesitant or
      firm, the image keep on being assembled by Mekas
      around the exploits and marvels of love and light. The
      first person makes way for all the other people who
      surround it, and through New York. In some ways this
      is a long home movie: but in the age of Dogma and
      reality shows it has the courteous virtue of giving a
      lot more than it promises. MP.
      Buenos Aires III Festival Internacional de Cine
      Independiente. Secretaría de Cultura, gobBsAs, 2001.
      Panorama / Estados Unidos. Pág. 109.

      1ª Ed. Internet: Geocities.com/eaf_underground;
      9/7/01.
      EAF/2004.-
      http://www.geocities.com/eaf_underground
      http://www.geocities.com/eaf_iniciacion





      ------------
      Los mejores usados y las más tentadoras
      ofertas de 0km están en Yahoo! Autos.
      Comprá o vendé tu auto en
      http://autos.yahoo.com.ar
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.