Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

PARA EL 8 DE DICIEMBRE

Expandir mensajes
  • Nelson Zuloaga Niÿfffff1o
    MARIA ROSA MYSTICA La Hora de la Gracia 8 de Diciembre 12 medio día :  Quiero que al medio día de cada 8 de diciembre se celebre la hora gracia para todo
    Mensaje 1 de 1 , 6 dic 2011
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto



      MARIA ROSA MYSTICA
      La Hora de la Gracia
      8 de Diciembre
      12 medio día : 

      "Quiero que al medio día de cada 8 de diciembre se celebre la hora 
      gracia para todo el mundo; mediante esta devoción se alcanzaran 
      numerosas gracias para el alma y el cuerpo".

             "Mira este corazón que tanto ama a los hombres, mientras la mayoría de 
      ellos lo colma de vituperios." Calló unos momentos y continuó: "Si todos, buenos y malos, se unen en la oración, obtendrán de este corazón misericordia y paz. Los buenos acaban de alcanzar por mi mediación la misericordia del Señor, que detuvo un gran castigo. Dentro de poco se conocerá la eficaz grandeza de esta hora de gracia".

      En preparación a este día debe recitarse durante 3 días previos  el Salmo Miserere (51) con los brazos abiertos.
      Notando Pierina que la resplandeciente Señora iba a alejarse le imploró fervorosamente:  
                  "¡Oh hermosa y amada Madre de Dios, yo le doy gracias!". Bendiga a 
      todo el mundo especialmente al Santo Padre, a los sacerdotes, religiosos y a los pecadores.
      Ella contestó: "Tengo preparado una sobreabundancia de gracia para todos
      aquellos hijos que escuchan mi voz y toman a pecho mis deseos" Con estas palabras se terminó la visión.

      COMO HACER LA HORA DE GRACIA

      Solicitud de nuestra santísima madre Rosa Mística para la Hora de Gracia:

      1.Día y  Hora de Gracia: 8 de diciembre, Fiesta de la Inmaculada Concepción, inicio a las 12 del medio día hasta la 1 de la tarde.

      2. Durante esta hora en casa o en la iglesia, evitar toda clase de distracciones , no contestar el teléfono, no abrir la puerta, no hacer nada en absoluto, sino estar con el cuerpo, con el corazón y el alma  en actitud de oración y espera a recibir el torrente de gracia y bendición prometidas por nuestra Madre en esta Hora de Gracia.

      3. Comiencen la Hora de Gracia rezando tres veces el Salmo 51 con los brazos abiertos.

      4. Distribuir la hora entre espacios de oración, vocal o en silencio y/o frente al Santísimo, según cada cual haya dispuesto.  Meditando en la pasión de Jesús, meditando en el Evangelio del día, rezando el santo rosario en Cenáculo, y/ o rosario de Lágrimas y Sangre. 

      Nuestra santa madre nos está dando la  oportunidad de demostrar nuestro amor y confianza en Ella y ayudándonos a hacer reparación por los inconmensurables pecados que ofenden a su amado Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que claman venganza del Cielo. Aprovechemos pues, esta Hora, para hacer descender sobre el mundo: un sano temor a Dios que nos lleve a la Paz del corazón, a un sincero arrepentimiento, a un hambre de Dios, que nos motive a la confesión y a comulgar frecuentemente, para crecer en la fe, en la esperanza y en el amor.

      SALMO 51 (50) MISERERE
      Rezarlo con los brazos abiertos 3 días consecutivos
      (5- 6- y 7 de Diciembre)
       
      Ten piedad de mi,oh Dios, según tu amor,
      por tu inmensa ternura borra mi delito,
      lávame a fondo de mi culpa,
      y de mi pecado purifícame.
      Pues mi delito yo lo reconozco,
      mi pecado sin cesar está ante mí;
      contra Ti, contra Ti solo he pecado,
      lo malo a tus ojos cometí.

      Por que aparezca tu justicia cuando hablas
      y tu victoria cuando juzgas.
      Mira que en la culpa ya nací,
      pecador me concibió mi madre.
      Mas Tú amas la verdad en lo íntimo del ser,
      y en lo secreto me enseñas la sabiduría.

      Rocíame con el hisopo, y seré limpio,
      lávame, y quedaré más blanco que la nieve.
      Devuélveme el son del gozo y la algría,
      exulten los huesos que machacaste Tú.
      Retira tu faz de mis pecados,
      borra todas mis culpas.
      Crea en mí, oh Dios, un puro corazón,
      un espíritu dentro de mí renueva;
      no me rechaces lejos de tu rostro,
      no retires de mí tu santo espíritu.
      Vuélveme la alegría de tu salvación,
      y en espíritu generoso afiánzame;
      enseñaré a los rebeldes tus caminos,
      y los pecadores volverán a Ti.

      Líbrame de la sangre, Dios, Dios de mi salvación,
      y aclamará mi lengua tu justicia;
      abre, Señor, mis labios,
      y publicará mi boca tu alabanza.
      Pues no te agrada el sacrificio,
      si ofrezco un holocausto no lo aceptas.
      El sacrificio a Dios es un espíritu contrito;
      un corazón contrito y humillado, oh Dios, no lo desprecias.

      ¡Favorece a Sión en tu benevolencia,
      reconstruye las murallas de Jerusalén!
      Etonces te agradarán los sacrificios justos,
      --holocausto y oblación entera--
      se ofrecerán entonces sobre tu altar novillos.
      Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
      Como era en el principio, ahora y siempre,
      y por los siglos de los siglos.
      Amén.

      Con la confianza de haber obtenido de Tu infinita Misericordia el perdón por mis innumerables culpas, ofensas y negligencias me permito, oh Jesús, pedirte perdón también por mis hermanos.
      Pienso en los innumerables pecados que se cometen en el mundo día a día: pecados de los individuos y de las naciones, pecados de los súbditos y de los gobernantes; pecados de orgullo  de sensualidad y de codicia; pecados de pensamiento, de palabra, de obras y de omisión.
      Por todos estos pecados y por los pobres infelices que los cometen, me atrevo a pedir, oh Jesús, la efusión de Tu infinita misericordia. Son los pecados los que Te hicieron agonizar en el Huerto de los Olivos y
       sumergieron Tu alma santísima en un mar de tristeza.

      No olvides, oh Jesús, que libremente quisiste cargar con ellos; que has querido "hacerte pecado", para borrar los nuestros; no olvides, oh Jesús, que Te ofreciste a la ira del Padre, para rescatar a Tus hermanos culpables.
      Oh Jesús, Te ruego renueves Tu ofrecimiento al Padre, presentándole nuevamente Tus llagas; muéstrale las espinas, los flagelos y los clavos que traspasaron tus carnes; pero, especialmente, hazle ver Tu Corazón herido y rebosante de amor por El y por nosotros, y pide Su perdón.

      Recuerda, oh Jesús, que mayor que todas nuestras culpas es Tu misericordia. Viértela, oh Jesús, sobre el mundo culpable. Busca las ovejas que se alejaron de Tu redil y muéstrales cuán grande es la potencia de Tu amor de Salvador.
      Y ya que Tu Corazón está herido por las culpas de los más íntimos, para los que renuevan el beso de Judas o la negación de Pedro, también para ellos, oh Jesús, invoco Tu perdón. Que ninguno de ellos cumpla el gesto desesperado de Judas, sino que Tu gracia los induzca, como a Pedro, a una reparación de amor.
        
      Rosario de Lágrimas y Sangre

      En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén.
      Oración Inicial
      - Jesús crucificado, postrados a tus pies te ofrecemos las "Lágrimas y Sangre" de aquella que te acompañó con tierno amor y compasión en tu Vía-Crucis. Concédenos la gracia, Oh buen Maestro de tomar a pecho las enseñanzas contenidas en las "Lágrimas y Sangre" de tu Santísima Madre, para cumplir tu voluntad de tal manera que un día seamos dignos de alabarte y glorificarte por toda la eternidad, Amén.

      Se rezan siete misterios así: En lugar del Padre Nuestro:

      - Oh Jesús mío, mira las Lágrimas y Sangre de aquella que te tenía el amor más grande en la tierra y te ama con el amor más fervoroso en el cielo.

      En vez de las Avemarías se dice:
      - Oh Jesús escucha nuestros ruegos por las Lágrimas y Sangre de tu Santísima Madre.

      Al finalizar el Rosario se dice tres veces: " Oh Jesús mío, mira las Lágrimas y Sangre de aquella que te tenía el amor más grande en la tierra y te ama con el amor más fervoroso en el cielo."
      Oración Final

      Oh María, Madre al Amor, de los Dolores y de Misericordia, te suplicamos reúne tus ruegos con los nuestros para que Jesús, a quien nos dirigimos en el nombre tus "Lágrimas Y Sangre" maternas, escuche nuestras súplicas concediéndonos, con las gracias que te pedimos, la corona de la vida eterna, Amén.

      Tus Lágrimas y Sangre Oh Madre Dolorosa, destruya el reino del infierno. Por tu Divina mansedumbre, Oh, encadenado Jesús, guarda al mundo de los horrores amenazantes.



    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.