Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

YPFB Y EL ACUERDO ENERGETICO CON ARGENTINA

Expandir mensajes
  • ricardo angel cardona
    YPFB Y EL ACUERDO ENERGETICO CON ARGENTINA Ricardo Ángel Cardona El acuerdo energético con Argentina se constituye de hecho por sus alcances y magnitud en
    Mensaje 1 de 1 , 23 oct 2006
      YPFB Y EL ACUERDO ENERGETICO CON ARGENTINA

      Ricardo Ángel Cardona

      El acuerdo energético con Argentina se constituye de hecho por sus
      alcances y magnitud en uno de los emprendimientos económicos más
      importantes de las últimas décadas realizado por el Estado
      boliviano, es decir en nombre de todos los bolivianos.

      Pero los bolivianos debemos entender el verdadero alcance y las
      proyecciones futuras que se abre a la economía nacional en todos los
      órdenes de la actividad económica y aún política, social y cultural,
      producto de este acuerdo binacional.

      Junto a los acuerdos económicos con Venezuela y concretamente con
      PDVSA para industrializar los hidrocarburos en territorio boliviano
      ( léase plantas de separación y fraccionamiento en el Chaco
      boliviano ) y establecer una empresa mixta o varias para explorar y
      explotar los hidrocarburos en regiones poco o nada trabajadas de la
      geografía nacional como el norte boliviano por ejemplo, se encuentra
      este gran acuerdo con la Argentina y ENARSA, la empresa estatal que
      ha sido creada para reimpulsar la estrategia nacional argentina en
      pos de la seguridad energética.

      Geopolíticamente Bolivia y Argentina desde siempre deberían haber
      construido la llamada Patria Grande, que por diversos motivos de
      orden político interno no pudo concretarse, pese a ser la mejor
      solución posible para ambos países y para la región toda que incluye
      a Paraguay y Uruguay en primer término, y también a Perú y Chile en
      segunda instancia pero hacia el mismo objetivo.

      Es la Patria Grande que debía unirse a la Gran Colombia de Simón
      Bolívar. Cuando Bolívar ascendió al Cerro Rico de Potosí el 26 de
      Octubre de 1825 hizo izar cuatro banderas en el pico más elevado, la
      boliviana, la argentina, la peruana y la grancolombiana- Es el único
      líder latinoamericano que pensó en la Patria Grande , inclusive más
      allá de sus logros militares y políticos.

      Bolívar aspiraba seriamente a que Argentina ( y con ella Paraguay,
      Uruguay y Chile ) se integrasen a la construcción económica y social
      de Sudamérica y Latinoamérica. Por eso Bolivia lleva bien merecido
      el nombre de Simón Bolívar y su capital la de Antonio José de Sucre
      que también ascendió con Bolívar el Cerro Rico de Potosí, al que se
      podría considerar como el Banco Mundial de los siglos XVI y XVII y
      aún del XVIII.

      Pero también Bolívar eliminó con decretos la mita y el pongueaje y
      distribuyó tierras con ayuda de Sucre. Toda esta concepción política
      y social de Estado de la Patria Grande debería ser tomada en cuenta
      por la Asamblea Constituyente y los constituyentes en la refundación
      de Bolivia. No hay nada mejor que las raíces bolivarianas para
      seguir construyendo la integración interna boliviana y regional.

      Con este acuerdo energético Bolivia recibirá por venta de gas
      natural, GLP, gasolina natural, etano y petróleo asociado cerca de
      50 mil millones de dólares en 20 años, hecho que crea una
      dependencia mutua de ambos países. Pero el acuerdo debería ir mucho
      más allá todavía, Argentina también debería importar energía
      eléctrica, productos petroquímicos y manufacturas de la industria
      nacional, por otros 50 mil millones los próximos 20 años. Estas
      ventas adicionales lógicamente no solamente estarán destinadas a la
      Argentina sino a todos los países vecinos que necesitan energía
      eléctrica, petroquímicos y manufacturas industriales.
      Industrializando integralmente Bolivia como quieren los bolivianos
      desde las jornadas revolucionarias de Octubre 2003 y viabilizando
      los mercados correspondientes en la región se crearán fuentes de
      trabajo para propios y vecinos. Se disminuirá con ello la emigración
      definitiva de cerebros nuestros a EE.UU. y Europa principalmente. En
      otras palabras se estaría conceptualizando la política endógena de y
      para Sudamérica.

      Este planteamiento también reflejaría la primera diferencia de
      acuerdos energéticos firmados con Brasil en el pasado, tratados que
      no incluyen plantas de separación y fraccionamiento, tampoco venta
      de energía eléctrica pese a que Brasil demanda la construcción de
      casi 20 millones de KW de potencia adicional año, es decir es el 10%
      que crece su potencia total instalada. Si Bolivia proveyera sólo el
      1% de la demanda total adicional de Brasil debería construir plantas
      de potencia termo o hidroeléctricas con capacidad de dos millones de
      KW cada año. Es decir el doble de la potencia instalada boliviana
      actual que solamente llega a aproximadamente un millón de KW.

      Negociando con Argentina y Brasil la provisión por parte de Bolivia
      de energía eléctrica, petroquímicos, productos de manufactura
      industrial y de química industrial básica de los salares, entonces
      se estaría hablando de una verdadera Patria Grande o en términos
      modernos de un verdadero MERCOSUR como nueva potencia mundial.

      Los peligros para la concreción de estos objetivos son los mismos de
      siempre. Las oligarquías nacionales que juegan al TLC con EE.UU. y
      no a la integración integral interna entre nuestros pueblos. También
      oligarquías locales dentro de los países que tienen uno u otro
      negocio con EE.UU. o con Europa y supeditan todo su accionar a sus
      intereses creados al margen de la estrategia grande entre países
      latinoamericanos.

      Felizmente la CAN tiene ahora a Bolivia en la presidencia y se
      supone que se hará esfuerzos necesarios para lograr la integración
      energética entre los países andinos con la construcción de
      gasoductos desde Venezuela y Bolivia y la venta de energía eléctrica
      de países que pueden producirla en forma inmediata como Bolivia y
      Ecuador a países que la necesitan urgentemente por su crecimiento
      industrial y minero como Chile, Perú y Colombia. Patria Grande
      significa ante todo energía accesible para todos.

      Kirchner y Morales han demostrado ser líderes con proyección
      continental pero solamente han puesto la primera piedra. Ahora
      dependerá de instituciones energéticas como YPFB y ENARSA,
      profesionales y técnicos, científicos y trabajadores, diplomáticos
      y empresarios, militares y sindicatos, la puesta en marcha de este
      plan estratégico del cual dependerá elevar el nivel de vida de
      nuestros pueblos. Y la construcción de la Patria Grande y también de
      una nueva civilización social.

      21.10.2006 rancardonay@...
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.