Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

Carta abierta a una estudiante arrecha.

Expandir mensajes
  • Víctor Rodríguez
    Carta abierta a una estudiante arrecha. Soledad Guerrero Te vi varias veces por un canal de televisión. Te pasaron como una promoción de programa estelar,
    Mensaje 1 de 1 , 17 jul 2005
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto
      Carta abierta a una estudiante arrecha.
      Soledad Guerrero

      Te vi varias veces por un canal de televisión. Te pasaron como una
      promoción de programa estelar, por lo menos siete veces durante el
      día. El hecho es que ahí estabas, con tu dolor, con tu impotencia,
      tu juventud, tu círculo en la frente negro desafiante como
      un "mátame", reclamando justicia para tus compañeros muertos,
      asesinados de un modo tan absurdo, tan trágico, tan inhumano.

      Después dijiste esa frase que salió desde el fondo de tu rabia y de
      tu juventud como un disparo: "que los políticos no se metan". Y esa
      frase, más que tú rabia, más que tu indignación, te hizo famosa.

      Con esa frase le hiciste el juego a lo que pretendes combatir. Con
      esa frase consagraste la impunidad.

      Permíteme, cómo si fueras mi hija lo cual seria un honor para mi,
      aprovechar esta ocasión para decirte algo que a lo mejor nadie te ha
      dicho antes: "Políticos" somos todos: el ama de casa es un político
      cada vez que se queja a viva voz del alto costo de la vida, el
      taxista que para el transito desesperado por el asesinato de un
      compañero mas, los damnificados de Vargas, hasta el pordiosero que
      duerme en la isla de la autopista, sólo con su presencia es un
      manifiesto político.

      POLITICA es lo que nos interesa a todos, es lo que incumbe a la
      ciudadanía, o sea, a ti, a tus compañeros muertos, a mí, al
      pordiosero de la autopista.

      Y los "políticos" deberían ser aquellos que se ocupan, en
      representación nuestra, del interés de todos. Si no lo hacen, si no
      lo han hecho, no los excluyas porque así nunca nadie se ocupara de
      lo que es de interés común. Mas bien, querida muchacha, has debido
      exigir a todos los "políticos" que dejaran por una vez de cuidar sus
      intereses personales o los de sus partidos y bajaran contigo, todos
      unidos, sin diferencias de partidos ni de posiciones frente a las
      elecciones, todos detrás de ustedes, reclamando, protestando,
      exigiendo justicia, por lo peor que puede sucederle a un país:
      la perdida de sus jóvenes, de su futuro, de su esperanza.

      Has debido exigirles que salieran a marchar con ustedes, sin camisas
      de colores que los identifiquen, sin símbolos ni consignas, has
      debido pedir a gritos que pararan las sesiones en la asamblea
      nacional, así con minúscula que no se merece por ahora otra cosa,
      que pusieran todas sus banderas a media asta. Ha debido pararse el
      país entero, respondiendo a tu reclamo, para marchar detrás de las
      urnas negras de la juventud perdida.

      Días después de tu intervención, en una marcha para protestar por
      estas muertes y por los presos del régimen, un muchacho con la
      camiseta de un partido político – cual partido es lo de menos - fue
      increpado por otros manifestantes a partir de la frustración de los
      que se sienten traicionados por dirigentes que no estuvieron a la
      altura de las circunstancias, en el pasado reciente de nuestra
      historia. Al hacerlo no se dieron cuenta que matan lo único que
      puede salvarnos de esta tragedia, la participación de los
      jóvenes en la política, la participación de las mujeres en la
      política, la participación de todos en la política.

      No le digas más a los políticos que no defiendan tu causa, si no te
      gusta como lo hacen sustitúyelos, baja a la calle, busca firmas,
      funda un partido, cambia los que existen, acoge a todos aquellos
      jóvenes que, como tu, están desencantados de todo y a los no tan
      jóvenes también; comete errores, sigue adelante a pesar de las
      criticas, que lo único que puede cambiar el que unos cuerpos de
      seguridad nacional se conviertan en unos instrumentos de horror como
      los que mataron a tus compañeros, es el compromiso político de
      todos.

      Aunque tú no lo creas, sin políticos solo sobreviven las dictaduras
      y en las dictaduras no es casualidad que las principales victimas
      sean ustedes los jóvenes, porque el objetivo principal de las
      dictaduras es perpetuarse en el poder y para ello es imprescindible
      dispararle al futuro, ese futuro que tu representas y que a tus
      compañeros les arrebataron, no por casualidad, en la urbanización
      Kennedy
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.