Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

Lilith (l)

Expandir mensajes
  • Bruja Veintidos
    EL ORIGEN HISTÓRICO DE LILITH El primer mito para disipar es aquél que dice que Lilith se encontró en las antiguas tierras de Sumeria. Sus raíces en efecto
    Mensaje 1 de 1 , 16 may 2005
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto
      EL ORIGEN HISTÓRICO DE LILITH
      El primer mito para disipar es aquél que dice que Lilith se encontró
      en las antiguas tierras de Sumeria. Sus raíces en efecto se extienden
      hasta ahí, pero Lilith misma no se encuentra en ese panteón masivo de
      dioses y demonios.
      EL MITO EN SUMERIA
      Según una antigua creencia sumeria, los dioses primeros, los Zu,
      emergió del Gran Caos del Abismo. Este Caos estaba caracterizado por
      un interminable Mar Gigante localizado en los cielos. Los dioses
      primeros eran llamados los Ab-Zu y eran poderes estelares conectados
      directamente con la Gran Profundidad. Sus servidores, aquellos que
      seguían su voluntad, eran llamados los An-Zu y eran poderes lunares
      que estaban en conexión con el aire del cielo nocturno.
      Los más importantes entre estos eran los Abgal, siete semidioses que
      emergieron de las aguas del Abismo y que fueron creados de ambos sexos
      a la vez.
      Lilith era el lado femenino de uno de los espíritus del viento
      nocturno perteneciente a un grupo de espíritus guías benevolentes
      llamados Lili (Lilitu) o Lama (Lamastu). Estos espíritus eran los
      encargados de guardar las puertas por las que se pasa del plano
      espiritual al físico y viceversa, y se encontraban en las puertas de
      los templos. Lilith, como guía hacía la sabiduría de la inmortalidad,
      es representada llevando los anillos de Shem, los símbolos más
      antiguos para mostrar que alguien ha pasado a la inmortalidad cruzando
      el Submundo para alcanzar la sagrada sabiduría del Arbol del
      Conocimiento.
      Como guardiana y dispensadora de los misterios del templo, Lilith era
      la original Mujer Escarlata, y su sacerdotisa realizaba magias
      sexuales con el resto de sacerdotes y nobles para obtener
      transformaciones espirituales que le llevasen a la iluminación, además
      de la regeneración del cuerpo físico para prolongar su vida.
      Estos misterios incluían un tipo de alquimia física con la sangre de
      la menstruación de la sacerdotisa.
      Aunque originariamente lo del término Mujer Escarlata se refería a la
      sangre menstrual, pronto se mezcló con otro símbolo de poder divino:
      el pelo rojo. Muchas culturas antiguas creían que el pelo rojo
      denotaba que quien lo poseía tenía algún antepasado ángel o demonio,
      lo cual era un indicador de un mayor poder físico y espiritual.
      Una representación de un Lamatsu la muestra con cabeza de leona,
      llevando una serpiente en cada mano y montando en el ´Bote de los
      dioses´ que cruza el Submundo.
      En la leyenda asiría, Lamastu, hija del dios del cielo Anu, se
      introducía en las casas durante la noche para robar o matar bebés en
      sus cunas o, incluso, antes de nacer. De hecho, la muerte súbita
      infantil y el aborto natural se asociaban a la intervención de esta
      semi-diosa. Lamastu también podía atacar a adultos trayéndoles
      enfermedad, esterilidad, pesadillas o chupando la sangre de los más
      jóvenes. Para protegerse de Lamastu, las mujeres embarazadas usaban
      amuletos mostrando a Pazuzu, otro dios maligno que una vez venció a
      Lamastu.
      En sumerio, la palabra "Lil" significa "Aire." Enlil, por ejemplo, fué
      el Señor (En) del Aire (Lil). El término más viejo relativo a Lilith
      sería la palabra sumeria "Lili" (plural "Lilitu"), que parece inferir
      la misma definición que nuestra palabra "espíritu". En muchas culturas
      antiguas, la misma palabra para "aire" o "aliento" era usada para
      "espíritu." La misma palabra "espíritus" es uno de esos ejemplos. El
      hebreo "ruach" es otro. Por lo tanto, Lilitu era ya sea un tipo
      específico de demonio o simplemente espíritus en general.
      Normalmente, Lilith es contemplada siendo un Succubus sumerio. Y, de
      hecho, había tal criatura en la Babilonia sumeria que seguramente tuvo
      su parte en la concepción hebrea de Lilith. Éste ser fue conocido como
      el "Ardat Lili." "Ardatu" era un término que describía a una mujer
      joven en edad para casarse. Así, el Ardat Lili era un espíritu joven
      femenino —Succubus— demoníaco poseedor de cualidades estrictamente
      nocturnas. Causante de lo que algunos de nosotros hemos experimentado
      alguna vez -el despertar y ser retenido o paralizado por una fuerza no
      visible. También le fue atribuido el causar sueños eróticos, robando
      el semen del hombre y su vitalidad espiritual. Desde luego, hay una
      versión masculina de esto el incubus.
      Es también interesante el notar que la palabra sumeria para
      "juguetona" era también "Lulu", la palabra para "lujosa" era "Lalu",
      además, la misma palabra para "mal" era "Limnu", ésto tiene una obvia
      relación con la palabra Lili (y Ardat Lili específicamente); no sólo
      en la similitud de pronunciación y escritura, sino también con el
      significado de las palabras. Toma en cuenta que estas lenguas antiguas
      no poseían la definición específica de nuestras palabras modernas. Una
      sola palabra designaba alguno de los varios conceptos relacionados.
      Esto no pretende ser una etimología muy profunda de Lilith. De
      cualquier forma, el juego de palabras no continúa sino hasta el
      cautiverio hebreo en Babilonia (600 a.C.),. Concerniendo a Sumeria,
      hay dos ejemplos que son vistos generalmente como prueba de la
      existencia de Lilith ahí.
      Uno es un mito en el que un demonio femenino toma residencia dentro
      del sagrado "Árbol de la Vida" de la diosa Inanna, afectando su
      crecimiento y producción. Éste demonio es tomado como Lilith misma, a
      quien el héroe Gilgamesh finalmente obliga a salir del árbol y huir al
      desierto. Así, parece que no hay bases para asumir que esa criatura
      fuera Lilith, o incluso Ardat Lili. Fue Kramer quien tradujo, como
      "Lilith," la palabra "ki-sikil-lil-la-ke", donde la palabra para aire
      esta absolutamente presente, no habiendo indicación de una Lilith aún
      mas que la presencia de la palabra "ki" (tierra) que indica a la diosa
      de la tierra de ese nombre. Quizás Kramer se concentró en las sílabas
      "lil-la".
      El segundo ejemplo es la famosa placa que representa a una mujer con
      garras de búho y alas, parada enfrente de dos leones, con dos búhos
      flanqueándola de cada lado. Fue por la (mala) traducción de Kramer,
      que se usó para interpretar esa figura como Lilith. Desde luego, si el
      demonio del árbol no es Lilith, seguramente la mujer de la escultura
      tampoco.
      Hay también una nota. En el Torah, se dice haber una referencia a
      Lilith —Isaías XXXIV:14. El verso habla de un búho chillante, y eso se
      dice, indica a Lilith por la forma de la placa mencionada arriba
      anteriormente. Éste ejemplo, es usado incluso para argumentar que el
      nombre de Lilith es derivado de la palabra hebrea para "chillar", de
      cualquier forma, nada puede estar mas lejos de la verdad que esas dos
      cosas. Esas relaciones son prácticas cabalísticas aceptadas, pero no
      pueden ser usadas en un sentido histórico.
      LA CREACIÓN.
      El Génesis I: 27 versa: "Y Elohim creó a Adán en su imagen, en la
      imagen de dios el lo creó; hombre y mujer el los creó".
      El Génesis II:18 y 22 dice: "Y Yahweh dijo, 'No es bueno para Adán
      estar solo. Haré un ayudante para él.'...Y Yahweh convirtió una
      costilla que había tomado del hombre en una mujer para él".
      Hoy, sabemos que el Génesis I y II son simplemente historias de la
      creación separadas. El Génesis II deriva de una historia Sumeria,
      mientras el Génesis I es una creación posterior del sacerdocio hebreo
      (creada por la escuela Deuteronómica por el año 700 a.C.) Entonces,
      para una persona que está empeñada en tomar las escrituras como última
      verdad, tal contradicción no era bienvenida del todo. Demandaba una
      explicación que reconciliara ambas historias.
      La explicación del número uno es tal ves la mejor —Cabalísticamente
      hablando. Como sabemos, Adán fué creado a la perfección. Fue creado a
      la imagen perfecta de "Elohim." Desde luego, dios no es visto como un
      ser masculino o femenino, sino como ambas a la vez. Incluso el nombre
      de Elohim es una palabra femenina (Eloah—diosa) con un sufijo plural
      masculino. Así, si dios es hombre y mujer, el padre y la madre, la
      madre y el padre, entonces Adán (que se traduce como "humanidad")
      debió ser hombre y mujer en uno. El ser de otra manera hubiera sido un
      ser desbalanceado, y entonces, imperfecto.

      Y así fué la perfección de Adán, dicha incluso superior a la de los
      ángeles. De hecho, en ésta vista, Adán no fue humano del todo —sino un
      ser cósmico conocido como Adán Kadmon. Él fue el Arquetipo en el que
      los humanos estarían basados después.
      Ahora, pasando a los pasajes del Génesis II. Justo como la unidad de
      dios fue dividida entre dos (la separación de las aguas del
      firmamento) para crear el Universo, así fue también creada la
      humanidad, separando el arquetipo en sus dos mitades, hombre y mujer.
      De éste modo, la mujer fue separada del hombre, y Adán Kadmon se
      volvió una criatura desbalanceada, un humano. Ésta imperfección
      finalmente los llevó a la Caída, la manifestación de la forma humana
      del arquetipo actual. La Mujer fue llamada Eva, lo que se traduce
      literalmente como "Vida", la humanidad fue dotada de vida, y el resto
      es historia.
      La explicación numero dos, aunque sólo como útil cabalísticamente,
      está en su propia verdad, es sin embargo bastamente más divertida
      —especialmente hablando mitológicamente. Aquí es donde Lilith entra a
      la escena como primera esposa de Adán. Los versos del Génesis I fueron
      así explicados como una pista oculta del asunto entero de Lilith. El
      Génesis II: 20 incluso ayuda a respaldar esto: "Y el hombre dio nombre
      a todo el ganado y a las aves del cielo y a todas las bestias
      salvajes; pero para Adán ningún ayudante adecuado fue encontrado". Los
      animales de la Tierra habían sido creados para el estricto propósito
      de ser ayudantes de Adán, y Lilith estuvo entre ellos. Pero, Lilith
      falló, y ninguna otra bestia se acercó, (aparentemente Lilith era el
      único animal suficientemente parecido a Adán para ser candidato del
      todo). Lo visto después en las escrituras es Yahweh fastidiándose y
      decidiendo separar a Adán en sus dos partes de Hombre y Mujer.
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.