Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

Kamba Kua -video-

Expandir mensajes
  • Nicolas Granada
    http://www.youtube.com/watch?v=tltNfHalHDE _________________________________________________________________ Get a FREE Web site, company branded e-mail and
    Mensaje 1 de 7 , abr 20 1:41 PM
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto
      http://www.youtube.com/watch?v=tltNfHalHDE

      _________________________________________________________________
      Get a FREE Web site, company branded e-mail and more from Microsoft Office
      Live! http://clk.atdmt.com/MRT/go/mcrssaub0050001411mrt/direct/01/
    • Lourdes Cacace
      Rebobinando el tiempo un año atrás, me encontraba yo en la oficina de Manolo, bueno, no en la oficina misma, sino en el dormitorio de mi abuela tomando una
      Mensaje 2 de 7 , 28 may 2007
      Ver fuente
      • 0 Archivo adjunto
        Rebobinando el tiempo un año atrás, me encontraba yo en la oficina de Manolo, bueno, no en la oficina misma, sino en el dormitorio de mi abuela tomando una siesta, entra Manolo y me pregunta:
        -         Ya juntaste todas las ropas?
         
        Yo salto en la cama para que no se de cuenta que estaba durmiento, pero me delató mi tapaojos que estaba sobre mi frente
        -         Si, ya puse todo en bolsas
        Manolo: Ahí Angel te va a llevar, juntá todas las ropas y andate con el, yo me voy más tarde...
         
        Metí todas las bolsas en el auto, después Manolo salió afuera y habló un rato con Angel, yo ya estaba en el auto, la última vez que le ví, fue de reojo cuándo entraba a la casa. Si hubiera sabido que tenía como media hora mas de vida le habría dicho algo más que “si ya puse todo en bolsas”
         
        Eran las 16:30 horas del Jueves 25 de Mayo de 2006
         
        Llegué a mi casa, mi mamá y Manu estaban de salida, se iban al futbol. A continuación me puse a merendar, veía Everwood tranquilamente, eran alrededor de las 17:00 horas y suena el teléfono, no quería levantarme, puesto que la serie estaba muy interesante y creo atendí la tercera vez que sonó.
         
        Al comienzo no entendí muy bien lo que escuché, era la enfermera que respiraba muy agitada y hablaba entrecortado y casi sin aire, me dijo algo que nunca voy a poder borrar
        -         tu papá se cayó y no respira mas!
         
        Aceleró mis latidos, en ese momento supe que Manolo había muerto y que solo un milagro lo traería de vuelta, aunque en el fondo sabía que los milagros no existen. Después le pregunté (gritando) si había llamado a una ambulancia, me contestó que no... le grité que llamara a una y corté el teléfono.
         
        Fui rápidamente caminando hasta mi dormitorio, pensé en agarrar dinero e irme a la oficina y de mi cabeza no salía la frase “está pasando”. Esto me lleva hasta el año 2.002, cuándo a Manolo le volvió la infección en la pierna, supe que ese era el comienzo del final, recuerdo que era el día de la amistad, cuándo Rocío me preguntó:
        -         Porque andas tan triste?
         
        No supe que decirle, ya que no era algo que podía decir en voz alta, decir que tenía miedo era aceptar que Manolo estaba en peligro, quería guardar eso muy dentro y pretender que iba a mejorar eventualmente.
         
        Desde ese tiempo el temor a que Manolo muera estaba latente en mi, simplemente no podía imaginarme aguantar el dolor que implicaba vivir sin el. Siempre estaba alerta cuando se sentía mal, cuándo le subía la presión, muchas veces inclusive no dormí de la preocupación.
         
        Volviendo al 25 de Mayo, no dejaba de pasar por mi cabeza mi gran temor de lo que pudiera pasar con Manolo y el “está pasando” me hizo aterrizar de repente, entonces ahí, agarrando el dinero me dije a mi misma:
        -         tranquilizate, si estás histérica no vas a poder hacer nada, asi que tranquila...
         
        Agarré el dinero y fui rápidamente a la cabina de enfrente, llamé a Héctor, luego a una ambulancia y despupés a mi mamá, a la que tuve que llamar dos veces para que se percatara que “algo” estaba pasando y que tenia que venir de inmediato.
         
        Estando en la cabina viví los momentos mas tormentosos de mi vida, llamaba a la oficina todo el tiempo y ninguna ambulancia llegaba aún, eso me desesperaba, aplastaba mis esperanzas de que si los paramédicos llegaban a hora podían salvarlo. Le decía a la señora que atendía la cabina:
        -         Ya no van a poder hacer nada, la ambulancia no llega!!!
         
        La señora y la gente que estaba a mi alrededor trataban en vano de calmarme. Hasta que ví que llegó mi mamá, crucé la calle y automáticamente al ver a Manu tomé una actitud despreocupada, para que no se de cuenta que algo malo estaba pasando.
         
        Entramos a la casa y una vez ahí le dije a Manu que se vaya a su dormitorio a ver dibujos animados y que no se preocupe por Manolo, que el estaba bien, solo que tenía que descansar un rato en lo de abuela y que mas tarde ibamos a irnos junto a el.
         
        Después fui a la cocina, le dije a mi mamá que se sentara, le conté lo que pasó, lo que me dijo la enfermera. Empezó a llorar, le dije que se tranquilice, que no llore, que Manu no podia verle asi, sino se iba a dar cuenta.
         
        Mas tarde llamé nuevamente a la oficina, le pregunté a la enfermera como estaba Manolo, me dijo algo que me paró el corazón y solo me confirmó lo que en el fondo ya sabía
        -         Ya no hay caso...
         
        En mi desesperación nosé como pude controlarme, creo más bien fue un reflejo de superviviencia. Mi mamá me seguía insistiendo a que llame a la oficina y averigue como estaba Manolo, realmente no sabía que decirle, en ese momento no podía decir “Manolo murió” o falleció, me era imposible decir eso, le decia: Manolo no respira más, lo que la enfermera me había dicho en la primera llamada, después llamamos a Hugo que estaba en la oficina, hablo con mi mamá y ahí recién ella supo que Manolo había muerto.
         
        Pegó un grito y lloró, le pedí que se tranquilice, le dije que iba a quedarme con Manu a la casa de mi tía Kita (que en ese momento ya se encontraba en mi casa con José, su hijo) y que ella vaya a la oficina, Manu y yo ibamos a esperar por las otras para darles la noticia todas juntas.
         
        Manu y yo estuvimos en la espera unas cuatro horas, el sabía que algo pasaba y me preguntaba cosas como:
        -         Qué hacemos aca a esta hora?
        -         Como será que está Manolo? Ojala que no le pase nada
         
        Le decía que no se preocupe, que el estaba bien. Sabía que tenía que tomar una decisión y la decisión la habia tomado sin darme cuenta, la de seguir viviendo después de Manolo. Me invadió la necesidad de proteger a Manu, por más que el mundo se me había caído encima, por más que el temor más grande de los últimos 4 años era ahora un hecho, Manu estaba primero y creo era Manolo el que guiaba mis pasos.
         
        Una vez en el velatorio, la escena se me hacía irreal, sabía que no podía ver a Manolo en un ataud, eso era demasiado para mi, pero no sabía si tenía que hacerlo o no. Hablando con una chica, Mavi, me hizo entender que no estaba mal si no le veía, que si quería recordar a Manolo como cuándo estaba vivo, que así debía ser. Esto me tranquilizó un poco, al menos no iba a tener semejante imagen en el recuerdo.
         
        Ya entrada las horas en la madrugada, el lugar se hallaba tranquilo, recordaba como Manolo me había insistido (durante tanto tiempo y hasta los últimos días) a que me decidiera a estudiar algo, ya había pasado un año y medio desde que terminé el colegio y todavía no sabía lo que iba a hacer de mi vida.
         
        Me pesaba el hecho de que Manolo se preocupó mucho por ese tema y que yo nunca le había dado una respuesta (pues no la sabía aun), sentía que le debía eso y fue ahí, sentada afuera en la escalera de la entrada del lugar, que decidí que carrera iba a seguir y por supuesto, una que desde arriba Manolo me aprobaba.
         
        Nueve meses después ingresaba a la facultad de derecho. No solo sentía la satisfacción de haber ingresado sino que la deuda ya estaba cumplida, era como decirle: “Manolo, ahora ya no tenés que preocuparte por mí”
         
        Y así, ya pasó un año desde ese día. Hoy 26 de Mayo me encuentro escribiendo esto en la sala de un departamento en el que nos mudamos hace poco. En este primer año, trabajé por primera vez, me costó al comienzo y mucho, pero despues empecé a disfrutar de lo que hacía. Volví a encontrarme con amistades de antes, conocí gente nueva, gente maravillosa, que me hizo dar cuenta que la vida todavía es muy linda y que vale la pena vivirla. También hace poco menos de 3 meses comencé la facultad, es una puerta que se abre, todo depende ahora en más de mi, ahí está mi futuro. Es un desafío y una promesa a mi ídolo, a mi protector, a mi maestro, a mi padre.
         
        L.C.
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         



        L'email della prossima generazione? Puoi averla con la nuova Yahoo! Mail
      Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.