Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

Der testigos hasta lo último de la tierra

Expandir mensajes
  • hgo
    PRACTICANDO EL LIBRO DE LOS HECHOS Semana 8 --- La visión que vino a Pedro Miércoles --- Leer con oración: Hch 1:8; 8:1-8; 1Co 12:28; 14:22; Jn 1:46; 7:52
    Mensaje 1 de 1 , 30 may 2006
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto
      PRACTICANDO EL LIBRO DE LOS HECHOS
      Semana 8 --- La visión que vino a Pedro
      Miércoles --- Leer con oración: Hch 1:8; 8:1-8; 1Co 12:28; 14:22; Jn 1:46; 7:52
      "Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio. [...] así que había gran gozo en aquella ciudad" (Hch 8:4, 8)
      SER TESTIGOS HASTA LO ÚLTIMO DE LA TIERRA
      Con la persecución que se levantó contra la iglesia en Jerusalén por causa de la tribulación que sobrevino a Esteban, todos, excepto los apóstoles, fueron esparcidos por las regiones de Judea y Samaria. El Señor Jesús había dicho a los apóstoles: “me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hch 1:8). El Espíritu Santo descendió sobre ellos para darles poder a fin que pudiesen salir. Por un lado, la persecución que se levantó contra la iglesia fue muy triste; por otro, el Señor aprovechó esa circunstancia para que los convertidos pudiesen salir y cumplir el encargo que se les había dado.
      Solamente los apóstoles permanecieron en Jerusalén; los demás fueron dispersos (Hch 8:1), pero Saulo continuaba asolando la iglesia (v. 3). Saulo era alguien notable entre sus contemporáneos: él fue muy ferviente con respecto a la ley y no sólo consintió en la muerte de Esteban, sino que ciertamente se quedó satisfecho con ella.
      Hechos 8:4 dice: “Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio”, y como resultado, en varias ciudades fueron levantadas iglesias. Eso demuestra y confirma que lo que hacemos hoy está correcto. El Espíritu Santo nos ha guiado a alentar no sólo a los hermanos de cinco talentos para salir y predicar el evangelio, sino también a los hermanos de un talento. Podemos decir que los apóstoles tenían cinco talentos, y la mayoría de los que salieron eran de un talento. Esto estaba de acuerdo con la voluntad eterna de Dios. Entonces, los que fueron dispersos iban por todas partes, no sólo predicando la Palabra , sino levantando iglesias; ellos, espontáneamente, hacían la obra de expansión y propagación.
      Hechos 8:5 dice: “Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo”. Felipe era evangelista. La iglesia necesita primeramente de apóstoles; en segundo lugar, de profetas; y en tercer lugar de evangelistas (1 Co 12:28). Los apóstoles eran los doce, que hablaban por el Señor; de entre los siete diáconos, Esteban era profeta y Felipe evangelista. Felipe fue a Samaria, y eso estaba de acuerdo con las palabras que el Señor Jesús les dijo antes de ascender a los cielos (Hch 1:8).
      Hechos 8:6 dice: “Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía”. Los milagros y otras manifestaciones del Espíritu Santo prepararon a los hombres para dar oídos a la Palabra de Dios. Como el evangelio era predicado allí por primera vez, era necesario que ocurrieran señales y prodigios.
      En Hechos 8:7-8 leemos: “Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados; así que había gran gozo en aquella ciudad”. Lo que Felipe hizo fue exactamente como había sucedido en Jerusalén al comienzo de la vida de la iglesia. No era fácil para los ciento veinte galileos llevar a la salvación a esas personas cultas y educadas de Jerusalén. Finalmente, se decía: “¿De Nazaret puede salir algo de bueno?” (Jn 1:46), y: “Escudriña y ve que de Galilea nunca se ha levantado profeta” (7:52). El Señor hizo que aquellos galileos despreciados hablasen en otras lenguas, para que los que oían pudiesen recibir el evangelio. Eso fue la obra del Espíritu Santo; ahora, de la misma manera, ocurrieron tales señales y prodigios por medio de Felipe.
      Punto Clave: Negociar los talentos predicando el evangelio
      Pregunta: ¿Por qué en aquella época hubo muchas señales y prodigios?
      Dong Yu Lan
      Derechos reservados a: Editora “Árbore da Vida”
      ¡Jesús es el Señor!
       


      Nuestro proposito no es comunicar conocimiento, ni métodos bíblicos a los santos, sino ayudar a los que ya siguen al Señor y caminan en esta senda con el objeto de avanzar.
      Watchman Nee
       
      El verdadero ministerio se concibe en el vientre del sufrimiento, nace con fatiga y con dolor, y se mece en una cruz.
      Ciertamente hay un camino solitario para los que buscan andar con Dios. Pero cuando andemos con el Señor, vamos a encontrar compañia en otros que tambien conocieron el rechazo y el sufrimiento cuando  anduvieron con Dios, y aprendieron sus caminos



      LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
      Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
      http://es.voice.yahoo.com
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.