Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

Mensaje 22 para nuevos creyentes

Expandir mensajes
  • henry
    Mensaje 22 Vida interior Desarrollo, crecimiento y madurez Lectura bíblica 1 Co. 6:19-20 ...No sois vuestros ... porque habéis sido comprados por precio;
    Mensaje 1 de 1 , 19 ago 2005
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto

      Mensaje 22

      Vida interior

      Desarrollo, crecimiento y madurez

      Lectura bíblica

      1 Co. 6:19-20 ...No sois vuestros ... porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo.

      2 Co. 5:14-15 Porque el amor de Cristo nos constriñe... y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para Aquel que murió por ellos y fue resucitado.

      La consagración

      La base de la consagración

      Después de que hemos nacido de nuevo, Dios todavía tiene mucho que hacer en nuestras vidas, y el servicio que podemos rendirle a El, es también abundante; sin embargo, esto requiere que le entreguemos completamente nuestras vidas.

      Si es verdad que Dios requiere que le entreguemos nuestras vidas, ¿en qué se basa para exigir tal cosa? … La Biblia nos muestra que la consagración se basa en el hecho de que fuimos comprados. En 1 Corintios 6:20 se dice: “Porque habéis sido comprados por precio”. Nuestra consagración se basa en la compra que Dios hizo … Dios nos compró nada menos que con la sangre que Su amado Hijo derramó en la cruz (1 P. 1:19). Esta sangre preciosa, ¡qué alto “precio” (1 Co. 6:20) representa! La sangre preciosa fue el precio que Dios pagó para comprarnos y hacernos Su propiedad.

      En virtud de tal transacción, no es el mundo ni nosotros los que tenemos la autoridad sobre nuestras vidas, sino Dios…Ante Sus ojos, nuestra consagración no es algo opcional, sino que tiene una base legal…Usted no tiene derecho sobre su vida, es El quien lo tiene, pues es El quien lo adquirió al pagar el precio estipulado.

      Debemos conocer este fundamento de manera que afecte nuestra vida diaria. Cada vez que ocurra algo que nos lleve a argüir con Dios, debemos arrodillarnos ante El y decir: “Señor, soy el esclavo que Tú compraste. Mi derecho de propiedad Tú lo has comprado. En este momento, yo proclamo que tal derecho te pertenece. Incluso en este asunto, permito que Tú seas el Señor y que decidas por mí” … Cada vez que tengamos la oportunidad de decidir, debemos tomar en cuenta el fundamento de nuestra consagración, este acto de compra, que es el cimiento en el que nuestra vida se basa. Por consiguiente, debemos permanecer sobre tal fundamento y nunca atrevernos a apartarnos de él. Si experimentamos sinceramente tal consagración, entonces verdaderamente habremos comprendido qué es la base de la consagración.

      El motivo de la consagración

      El motivo de la consagración es el amor de Dios. Siempre que el Espíritu Santo imparte el amor de Dios en nuestro corazón, espontáneamente estaremos dispuestos a ser prisioneros de tal amor y a consagrarnos a Dios. Recordará usted que Exodo 21 hace referencia a un esclavo que a pesar de haber culminado sus seis años de servicio y haber obtenido así el derecho a ser liberado, declaró: “Yo amo a mi amo…no saldré libre” (v. 5). Debido a ello, su amo lo llevó junto a la puerta y le horadó la oreja con lesna. El esclavo, al someterse a ese acto, dijo en efecto: “Por amor a mi amo, quiero ser su esclavo para siempre”. El pudo haber sido libre, pero por amor repudió su libertad. En esto consiste una consagración verdadera.

      Hay un versículo que dice: “El amor de Cristo nos constriñe” (2 Co. 5:14a), pero ¿por qué deberíamos ceder al amor que nos constriñe? Porque “uno murió por todos, por consiguiente todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para Aquel que murió por ellos y fue resucitado” (2 Co. 5:14b-15). Todo aquel que ha tenido una experiencia de verdadera consagración ha sido conmovido por lo menos una vez, o posiblemente muchas veces, por el amor de Dios. Si El no nos conmueve con Su amor, la consagración es una experiencia amarga; de hecho, es casi imposible. La seguridad de nuestra consagración depende del fundamento en el que ella está basada; pero la vitalidad y la dulzura de nuestra consagración dependen del poder que la motiva, es decir, del amor de Dios. La consagración se produce cuando el Señor toca la vida de uno. Alguien que conoce el amor del Señor no requiere de súplicas para rendirse a El, esto ocurre espontáneamente… Si verdaderamente experimentamos el amor de Dios, sentiremos que debemos ofrecerle todo lo nuestro; sin embargo, al mismo tiempo sentiremos que nuestras ofrendas más valiosas son como basura a la luz de Su amor. Si nos dejamos conmover por el amor de Dios, nuestra consagración será espontánea.

      Witness Lee. Living Stream Ministry

      Henry

       



      El verdadero ministerio se concibe en el vientre del sufrimiento, nace con fatiga y con dolor, y se mece en una cruz.
      Ciertamente hay un camino solitario para los que buscan andar con Dios. Pero cuando andemos con el Señor, vamos a encontrar compañia en otros que tambien conocieron el rechazo y el sufrimiento cuando  anduvieron con Dios, y aprendieron sus caminos



      Correo Yahoo!
      ¿Cansado de tanto SPAM? Nosotros te protegemos mejor
      http://correo.yahoo.es
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.