Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

El gatopardismo en la intele..

Expandir mensajes
  • Hector Miolan
    El gatopardismo en la intelectualidad y cultura dominicanas Héctor Miolán “ – Si allí no estamos también nosotros- anadió, ésos te endilgan la
    Mensaje 1 de 1 , 31 may 2004
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto
      El gatopardismo en la intelectualidad y cultura dominicanas



      Héctor Miolán


      “ – Si allí no estamos también nosotros- anadió, ésos te
      endilgan la república. Si queremos que todo siga como está, es preciso que
      todo cambie. ¿Me explico?
      Un poco conmovido abrazó a su tio”.
      Di Lampedusa. G. Tomasi, El gatopardo, pág. 35, editorial Argos Vergara,
      Barcelona, 1980.
      Explicación del príncipe Fabrizio (Gatopardo) a su protegido y sobrino,
      Tancredi.


      En cultura y poder: después de las elecciones traté someramente algunas
      cuestiones relacionadas con el gatopardismo de la intelectualidad y la
      cultura dominicanas. Hoy quiero continuar opinando sobre el tema de la
      intelectualidad parte fundamental o esencial de lo que es la difusión
      cultural en cualquier país. En el caso nuestro en y fuera de los perímetros
      insulares la cuestión ha vuelto a encenderse antes y luego de finalizar el
      proceso electoral, pero de una manera prácticamente semi-tibia por no decir
      totalmente fría.

      Esto es característico de un final o inicio de un cambio de rostros o
      desgarramiento de máscaras, para que todo siga igual o peor. Me refiero al
      cambio de gobierno que se producirá el 16 de agosto venidero, más no así
      cambio de poder, lo cual sería lo más anhelado por la población dominicana.

      Este cambio gatopardista, tiene en las mangas sus programas reales, hoy sólo
      han soltado los demagógicos. Los de letras muertas en casi todos los
      órdenes de las estructuras nacionales. Todos esos órdenes interesan , me
      debo al orden cultural e intelectual y desde ya siento que los intelectuales
      de turnos se están preparando para tomar sus puestos y seguir haciendo lo
      mismo que hicieron en el pasado y continuar las tareas pendientes de los
      que están en las riendas y que detentan los componentes culturales del
      “Estado” dominicano, si en verdad se le puede llamar Estado a una
      República vendida.

      Los intelectuales de turno ya están oreados y puesto al sol, se barajan
      nombres para posicions claves , para tampoco tiempo. Estos intelectuales
      los encabeza el escritor y crítico literario José Rafael Lantígua. A su
      alrededor están otros reconocidos como Piña Contreras , León David , etc.
      etc. Éste último ha promovido muy inteligentemente, en su columna de Areíto
      , del periodico dominicana “Hoy”, un conversatorio sobre la intelectualidad.
      Conversatorio que ha girado alrededor de las ideas que emitió José Mármol,
      para continuar con las opiniones del escritor José Bobadilla y otros. Este
      escritor a mi parecer y olor lejanos me luce que no es muy querido en ese
      círculo o logia de los funglodistas. ( Sólo especulo). Únicamente el tiempo
      dirá.

      Las caracterizaciones que se han hecho últimamente de los intelectuales
      dominicanos, nada nuevo han aportado. Se ha caminado por el mismo sendero,
      el sendero de vacilar y cavilar o cuando no el insulto y la insulce de
      criticar porque a tal comunicado le falto una letra o hubo fe de errata ,
      contribuyendo con esto a la pobreza intelectual en la que vivimos aquí (
      U.S.A.-N.Y) y en todo el país. Tienen hastiado a todo el mundo repitiendo lo
      de la traicion de los intelectuales, citan hasta el aborrecimiento a Julien
      Benda y su obra La trahison des clercs (La traicion de los clérigos). Pero
      su irresponsabilidad no lo deja ahondar en esta obra y nunca muestran haber
      tenido una lectura de la misma, por lo que repiten como papagayos los que
      otros han dicho. Este tema lo tratareé aparte.

      Los intelectuales de turno estan criticando con dureza a los que esperan que
      salgan porque perdieron, me refiero a Tony Raful y a sus subcretarios y
      funcionarios medios; olvidándose los primeros que mañana tendrán que rendir
      cuenta y muy rápido a la conciencia del pueblo, que aunque adormecida y
      borrracha lo sabrá exigir.

      Ambos sectores de poder en la cultura y todo lo que es política ha rebajado
      el índice de calidad teórica e intelectual de lo que debe ser el
      comportamiento ético y cultural de sus lideres. En este caso se puede ver
      lo que pasó durante el proceso electoral, insultos por parte del presidente
      de la República Hipólito Mejía hacia el candidato presidencial del PLD
      Leonel Fernández. Ambos arrabalizaron sus lenguajes. Sus ideólogos de
      campaña contribuyeron a relajar la política y el arte de propaganda. En ese
      sentido se popularizó la consigna : “E, pa,fuera que van” a lo que los
      perredeistas respondían ,”E, sonando que están”.

      Ambas consignas reflejaban el criterio político-cultural que los lideres de
      los dos partidos del sistema, Tenían y tienen de lo que es el pueblo
      dominicano. Se lo piensan a sus adentros , aunque no lo digan funciona con
      el relajo , los estribillos, los medios de masas a eso contribuyen, adjunto
      a esto el estomago retorcido. En ese sentido se dirán los detentadores del
      poder político, si el pueblo piensa con el estomago -estimagtización
      Balaguerista- ya los intelectuales o poetas o gran parte de la
      intelligentsia ha llegado a ese estado.

      Todos los gobernantes nuestros a excepción del prof. J. Bosch maltrataron
      con epitectos y referencias soeces a ese sector, el cual en el pasado se
      llamó la conciencia de la sociedad dominicana.

      Balaguer le llamó a los maestros avez de paso. Trujillo me contaron en
      anécdotas , que tenía reunidos un grupos de intelectuales adulones a su
      lado como Logroño, Marrero Aristy, menos al cínico de Balaguer. Trujillo
      le preguntó a ellos ( los intelectuales), cuál era el más inteligente de
      todos y se quedaron callados, a lo que él se respondió, yo, porque lo tengo
      a todos ustedes sirviéndome, aunque hayan estudiado en universidades
      extranjeras.

      Cierto o no lo de esa anécdota , esa es la verdad, porque los intelectuals
      nuestros en su mayoría no quieren ser Príncipe, no le gusta comprometerse en
      política, porque eso significa entrar en contradicción con el poder ; muchos
      prefieren escribir de “Cultura” o poesía o literatura para curarse en salud
      y no contrariar o vivir en una vida intelectual metafórica; porque la
      metáfora le ayuda a existir tránquilo y entender tontamente que los lectores
      del poder no leen entre líneas, y desde ese mismo poder le vigilan y saben
      que no hay nada que ofenda al gobierno en este caso - el nuestro-.

      He hablado del gatopardismo en la cultura e intelectualidad dominicanas,
      como una característica incambiable en el ámbito dominicano, como lo es
      también en toda americalatina , incluyendo las sociedades mayores del
      sistema capitalista mundial , como Europa y Etados Unidos, para poner u
      ejemplo de este mayor fichero, en este sistema el intelectual tiene su
      espacio para defender a cada gobierno que llega o mejor dicho su equipo de
      pensadores, en el caso actual de Bush están todos los componentes del
      Proyecto por una Nueva Centuria Americana -PNCA- y el mismo tiene sus
      intelectuales como Robert Kagan, Irvin Kristol o un inspirador sionistas
      como Leo Strau.

      En el caso nuestro el gatopardismo, es más peligroso que el camaleonismo,
      aunque éste intelectual cambia de color cuando le conviene. Pero el
      gatopardismo para entenderlo como cultura, habría que leerse por completo la
      obra del mismo título de la autoría de Giussepe T. de Lampedusa. Donde no
      sólo el gatopardismo se mantenia en la fachada del palacio o en la pintura
      de una que otra vajilla del principado de Fabrizio, sino que él mismo era
      el gatopardo que jugaba con su sobrino Tancredo. Ese mismo proceso se puede
      vivir en la política dominicana y la cultura nuestras.

      El peligro que encierra el gatopardismo en la cultura y en la
      intelectualidad es tal, que pondría en proceso de perjuicio la toma de
      conciencia del pueblo de las razones de los males del sistema nacional, a
      los que han contribuido ciertos intelectuales que estuvieron en una
      izquierda , la cual fue contemporizadora con el sistema, por ejemplo ese que
      se anidó en el viejo PCD, el cual colaboró con el balaguerato y más luego
      con el PLD, así como sectores de los viejos Corecatos; partido socialista
      Miguel Cocco y Max Puig y de sectores que estuvieron en el MPD y se
      dirigieron a ambos partidos del sistema.


      Sé que a muchos no le gusta que le hablen de eso y prefieren callar y decir
      que no hay más nada que hacer y por lo tanto, lo que va es sobrevir. Temen
      morir de hambre o algunos de los suyos, para evitar eso se alian al sistema,
      no importa que los dueños del poder, dueños siempre, les miren por la rabiza
      del ojo, le tengan asediado hasta que no lo vean vencido y la famosa frases
      visión de los vencidos, se quede en eso, en simples frases.


      En ese sentido es gatopardismo la asunción al poder del recien electo
      presidente del país por segunda vez, desde una posición social económica
      humilde, pero con una inteligencia e intelectualidad que le ayudaron a calar
      profundamnete al interior del PLD, con la ayuda, cierto del caudillo, sobre
      figuras políticas y académicas mayores, pero con pocas trascendencia
      intelectual. Me refiero a Franklin Almeyda, Euclides Gutiérrez Félix, Kasse
      Acta , Bidó Medina entre otros. Este un caso muy interesante a estudiar y
      analizar ,cómo se le pudo colocar este muchacho por encima a todos esos
      dinosaurios.


      Soy de los que entiende que al poder capitalista, hay que seguirlo
      denunciando, en todos los campos, en el caso nuestro desde la cultura y la
      intelectualidad progresistas. Tenga este sistema las caretas de PRD o PLD;
      porque Partido Reformista no habrá más, sólo el esqueleto; porque así quizo
      su caudillo Balaguer o por lo de aquello : Muerto el perro se acabó la
      rabia. Aunque en la cultura política sus herederos están en ambos partidos,
      sumado a la herencia trujillista.

      La intelectualidad dominicana en su mayoría, cuando no es preponte frente a
      los humildes, es buyanguera y vive de las poses y de regodearse con el
      poder, en las tertulias y al igual que en toda de latinoamerica carece de
      seriedad. Cuando viene de Europa o Estados Unidos se le crecen los egos,
      porque no se puede hablar ya de ego en singular , sino en plural y vive del
      chantaje permanente a lo que fue la izquierda en las académias o los medios
      de periodísticos. Critícan hasta más no poder lo que fue la izquierda en
      pensamiento y practican hasta la saciedad y aun no se cansan. Quieren serle
      graciosos al poder.

      Su gatopardismo no es una metáfora, ya no son camaleónicos, porque no hay
      necesidad de cambiar de color; por la sencilla razón de que fulano es el
      próximo secretario, es mi amigo y éste y el gobierno necesitan de mis
      servicios. Para muestra un botón: Grandes intelectuales ex-progres están al
      lado del Secretario de cultura Tony Raful , pero les desautorizan por el
      hecho de firmar una declaración de apoyo al presidente releccionista
      Hipólito Mejía, tal fue el caso notorio del crítico e intelectual Diógenes
      Cespedes.

      En ese mismo camino van transitando otros que se están poniendo donde el
      capitán los vea, me refiero a quien sería nuevo administrador de la cultura
      del poder. Estos otros arguyen que no firmaron ningún documentos y de eso
      hay cierta verdad, por lo menos de los poetas de aquí ( Nueva York) a los
      cuales se le usó abusivamenete y sin ser consultados. De esto hablaré
      luego. Pero otros que no quieren perder sus puestecitos estan aduciendo
      inocencia. En conclusión todos esos gatopardos enquistados en la cultura, se
      prosternan ante el poder, se arrodillan, no valoran la calidad de lo que han
      escrito y aprendido porque dicen que tienen que vivir, tienen que comer;
      jamás dicen tengo que elevar mis conocimientos , tengo que producir más
      obras o actividades culturales que engradezcan mi país o mi comunidad.

      Aún no puedo terminar caracterizando el gatopardismo en la cultura
      dominicana, sin detallar a fondo lo que significa en realidad un gatopardo.
      Para la biología animal, véase el gatopardo como el ocelote, gato grande que
      tiene semejanzas con el tigre o la pantera , pero de grandes pintas negras
      , amarillas y otros colores. Signifiquemos la realidad física de ese animal
      hacia la realidad social, sector o categoría intelectual y preguntemosno si
      éste ser animal no tiene apariencias con un gran sector de la
      intelectualidad dominicana, la cual ha superado al camaleonismo. Con esto
      finalizaré en una última entrega.


      Nueva York/5/31/04

      _________________________________________________________________
      Consigue aquí las mejores y mas recientes ofertas de trabajo EE.UU.
      http://latino.msn.com/empleos
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.