Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

VENECONOMIA....Manirroto!

Expandir mensajes
  • Judith
    Manirroto! Hace ocho años, cuando Hugo Chávez estaba en campaña para ser Presidente de la República, uno de sus discursos preferidos era aquél donde
    Mensaje 1 de 1 , 18 ago 2005

      Manirroto!

      Hace ocho años, cuando Hugo Chávez estaba en campaña para ser Presidente de la República, uno de sus discursos preferidos era aquél donde arremetía contra los gastos dispendiosos en comitivas, aviones y otras “menudencias” en los que incurrían los gobernantes de la IV República cuando viajaban. Y no le faltaba razón.
      Pero Chávez, ahora Presidente, además de gozar su papel de paladín de los viajes alrededor del mundo, se ha convertido en un manirroto sin igual de los recursos del país. En cada uno de sus viajes, la nación pierde fortunas, y no sólo en transporte y “pequeñeces” por el estilo. El dispendio ahora también es por convenios, “inversiones” y dádivas que comprometen fuertemente a la nación a largo plazo y van en claro detrimento del desarrollo interno del país.
      Una prueba fehaciente de ello es su último, corto y rápido viaje por tres naciones del cono sur: Uruguay, Argentina y Brasil. En este periplo el mandatario dejó compromisos en los países sureños que podrían terminar costándole al país la “bicoca” de más de $5 millardos, según cálculos de VenEconomía.
      A Uruguay, prometió suplirle petróleo por 25 años con el financiamiento subsidiado, y dejó el camino abierto para apalancar con el pago de los despachos a futuro, nuevas inversiones en ese país. Adicionalmente ofreció más de dos millones de barriles de petróleo para financiar la ampliación de una fábrica de cemento, el compromiso de desarrollar en conjunto una planta de etanol, además de reservarle a la petrolera uruguaya ANCAP, uno de los 18 bloques que ya fueron delimitados en la Faja del Orinoco. Y para colmo, le advierte a Uruguay que no le está pidiendo ni "un centavo", sino la participación de su personal técnico, a pesar de que ese país carece de la pericia y tecnología para procesar el tipo de crudo pesado que se produce en la faja. Y pensar que éste fue el menor de los repartos presidenciales.
      En Argentina, además de adquirir otros productos agrícolas, vaquillonas preñadas y cerrar negociaciones por cerca de $500 millones, se contrató –sin licitación– la construcción de dos buques petroleros con capacidad de transporte de 300 toneladas a un astillero quebrado. En estos buques se invertirán $112 millones de dólares y se crearán más de 1.500 empleos fuera de las fronteras con el dinero de los venezolanos. Además le garantizó el suministro de cuatro millones de barriles de full oil para el año 2005, y primer semestre de 2006, por el valor de $200 millones, que se pagarán en parte con trueque de bienes y servicios que “requiera” Venezuela.
      Y por último, en Brasil “botó la pelota”. Firmó un convenio para construir una refinería por el orden de los $2.500 millones en el estado brasileño de Pernambuco, al nordeste de Brasil, donde se refinará el crudo que se extrae de ambos países. Amén de que también le cedió sin mediar ninguna licitación a Petrobrás, la petrolera brasilera, un campo en la Faja Petrolífera del Orinoco.
      Mientras el mandatario venezolano utiliza nuevamente los ingresos del petróleo para consolidar su liderazgo en la región y comprar su puesto en Mercosur, el costo para la nación, en términos del dinero que no se gasta e invierte en el país, se incrementa exponencialmente. Y el país se desintegra: Desempleo formal alto, más un sin fin de trabajadores “informales”, descomunal déficit habitacional, la mayor parte de la red vial de autopistas y carreteras colapsadas, déficit de escuelas, niños de la calle por doquier, hospitales y enfermos de cáncer muriendo de mengua por la falta de equipos de radio terapia.
      Vaya barbaridad, Presidente…

       

    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.