Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

Comentarios sobre Oriana Fallaci

Expandir mensajes
  • federico morante
    Estimados colegas de la red: Después de leer atentamente el artículo de Oriana Fallaci intitulado La Rabia, el Orgullo y la Duda la primera reacción que
    Mensaje 1 de 1 , 31 mar 2003
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto

      Estimados colegas de la red:

      Después de leer atentamente el artículo de Oriana Fallaci intitulado "La Rabia, el Orgullo y la Duda" la primera reacción que
      tengo es la de repudiarlo categóricamente dada las falsedades y lamentables contradicciones que contiene. En líneas generales es una apología a la violencia y a la guerra y una ofensa al buen senso. Daría para desmenuzarlo concienzudamente y refutarlo parte a parte, argumento por argumento, pero esto daría un extenso texto y por tal motivo me detendré solamente en 3 parágrafos. Veamos:

      Oriana Fallaci comienza diciendo lo siguiente:

      1.- Para evitarme el dilema y ahorrarme la dolorosa pregunta de si «debe o no debe hacerse esta guerra», para superar las reservas, las repugnancias y las dudas que todavía me torturan, a menudo me digo a mí misma: "Ojalá los iraquíes se liberasen por sí solos de Sadam Husein!" "Ojalá que cualquier Ahmed o cualquier Abdul lo liquidase y lo colgase por los pies en qualquier plaza como en 1945 hicieron los italianos con Mussolini!".

      Sin embargo, pienso que para evitarse esos dilemas y esas dolorosas preguntas mejor sería aprender las enseñanzas del
      dicho "siembra vientos y cosecha tempestades". Los Estados Unidos ¿cuantas veces sembraron esos vientos? pues hoy están
      cogiendo esas tempestades. Aqui mejor dejemos que Angel Páez de "La República" (26-03-2003) hable:

                                    La vieja amistad de Huseín con Rumsfeld

           "El gobierno de los Estados Unidos tuvo pleno conocimiento de que el régimen de Sadam Huseín poseía
           armas químicas y de destrucción masiva en la década de los ochenta, de acuerdo con documentos
           secretos desclasificados por el Archivo Nacional de Seguridad (NSA), una organización independiente
           de la Universidad George Washington dedicada a fiscalizar la política exterior de la Casa Blanca.
           Ronald Reagan, sin embargo, asesorado por algunos altos funcionarios que ahora trabajan para el
           presidente George Walker Bush, entre ellos el actual secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, se hizo el
           de la vista gorda e incluso logró que el Consejo de Seguridad de las Naciones evitara condenar a Irak
           por la propiedad de los letales artefactos. Eran tiempos en que Huseín era un aliado estratégico
           norteamericano.

           El 26 de noviembre de 1984, Estados Unidos e Irak reestablecieron relaciones diplomáticas, las que
           habían quedado suspendidas debido a la guerra árabe israelí de 1967. El acuerdo se produjo cuando los
           iraquíes sostenían una cruenta guerra contra Irán (1980-1988). Washington decidió apoyar a Huseín
           para que éste derrotara al régimen islámico iraní, que se impuso luego de expulsar de Teherán al sha
           Reza Pavlevi, un aliado fundamental norteamericano en la región.

           Durante el conflicto, en 1982, las fuerzas armadas iraquíes comenzaron a utilizar armas químicas
           contra la población civil iraní; no obstante el Departamento de Estado, a pesar de tener conocimiento
           de los hechos, intensificó sus relaciones con Bagdad a tal punto que retiró a Irak de la lista negra de
           países que apoyan a las organizaciones terroristas. En octubre de 1983, Iraq denunció ante el Consejo
           Nacional de Seguridad de las Naciones Unidas a Irán por la utilización del armamento químico,
           acordándose una inmediata investigación. Es más, al mes siguiente, el secretario de Estado, George P.
           Shultz, fue informado por el Buró de Información de Asuntos Políticos y Militares, que las tropas
           iraquíes asesinaban a comunidades kurdas con dicho armamento, como consta en uno de los
           documentos desclasificados.

           LA ERA REAGAN

           Donald Rumsfeld, quien trabajó para el gobierno de Richard Nixon y fue secretario de Defensa del
           presidente Gerald Ford, fue escogido por Reagan como su representante para negociar con Sadam
           Huseín. El 20 de diciembre de 1983, mientras el sátrapa mataba a miles de iraníes y kurdos con armas
           químicas, Rumsfeld sostuvo con él un encuentro de 90 minutos, del que resultó "una estrecha relación".
           Hablaron del petróleo, del conflicto con Irán, del futuro comercial, pero en ningún momento,   como
           puede leerse en el documento oficial que resume la entrevista que Rumsfeld y Huseín sostuvieron, el
           enviado especial de Reagan le mencionó el espinoso tema de las armas químicas. Sólo se consigna que
           Rumsfeld "quedó muy contento" del encuentro con el dictador.

           Cuando a principios de 1984 era notoria la condena mundial a Irak por la posesión de artefactos
           químicos de destrucción masiva, en marzo de 1984, Rumsfeld, el hombre a quien se atribuye la
           planificación política de la invasión de Irak , viajó otra vez para visitar a su viejo amigo Sadam Huseín.
           En su informe al secretario de Estado, George P. Shultz, Rumsfeld le informó de los esfuerzos de los
           Estados Unidos para lograr que el Export-Import Bank aprobara millonarios créditos para el gobierno
           iraquí, así como para impedir que Irán continué adquiriendo armamento. Al poco tiempo, de acuerdo
           con un informe de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), advirtió que "Irak se encuentra en
           condiciones formidables de desarrollar armamento convencional y químico, y probablemente también
           nuclear". Y ese mismo año, Estados Unidos descubrió a una empresa norteamericana que estaba a
           punto de enviar toneladas de un componente para la fabricación de armas químicas.
       
           A pesar de todas las evidencias, y el reclamo internacional para que Estados Unidos replanteara su
           posición respecto a Irak, la existencia del armamento químico no inmutó a la Casa Blanca.
           Oficialmente, el Departamento de Estado aseguró a la prensa que "no se piensa en ningún cambio de
           nuestra posición. Estamos interesados más bien en mantener un diálogo estrecho con Irak".

           OJOS QUE NO VEN

           Un documento reservado del Departamento de Estado notificó que en noviembre de 1983 Irak detuvo el
           uso de armas químicas, pero que las volvió a aplicar en febrero de 1984. El 26 de noviembre de 1984,
           en una demostración de la profunda asociación entre el país árabe y los Estados Unidos, el canciller
           Tarik Aziz se entrevistó en Washington con el secretario de Estado, George Shultz. El memorándum
           respectivo que resume para uso interno la entrevista, desclasificado por el Archivo de  Seguridad
           Nacional, señala que durante la conversación Aziz "agradecidó al gobierno norteamericano por su
           empeño destinado a recortar la venta de armamento a Irán". El canciller árabe también le hizo notar a
           Shultz que la "superioridad del armamento que posee Irak" garantiza su seguridad. Shultz entendió el
           mensaje y le recordó que "una inteligencia superior sería un factor más importante para la defensa de
           Irak".

           La documentación desclasificada prueba que Donald Rumsfeld, el ideólogo de la guerra contra Irak, fue
           socio en la sombra de Sadam Huseín, a pesar de la condena mundial contra el dictador por la
           liquidación masiva de sus enemigos con armas químicas, y a sabiendas de que las siguió fabricando.
           Rumsfeld, tal como lo indica la propia prensa norteamericana, es quien fabricó a Irak como el siguiente
           blanco a atacar después de Afganistán.

           Ya lo advirtió Bob Woodward en su libro Bush en Guerra, Rumsfeld es un tipo sin escrúpulos que
           pertenece al cogollo del presidente norteamericano, debido a la amistad que tuvo con el padre de éste,
           George Bush, cuando se desempeñaba como jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), y
           Rumsfeld era secretario de Defensa de Ford.

           Entrevistado por Woodward, un general de cuatro estrellas que laboró en el despacho de Rumsfeld,
           cuya aspiración a la presidencia no es ningún secreto en Washington, lo describió de la siguiente
           manera: "Es un egocéntrico ingeniosamente camuflado. Un tipo que habla sin ton ni son pero dando la
           impresión contraria". Incluso con la desaprobación de Colin Powell, y otros "halcones", el fanático
           Rumsfeld consiguió su objetivo. Después de haber negociado personalmente, protegido y  alentado a
           Sadam Huseín, ahora se ha propuesto derrocarlo. Así trata Washington a sus viejos socios que se portan
           mal".

       
      2.- "El primer motivo es que, contrariamente a los pacifistas que nunca berrean contra Sadam Husein o Bin Laden y se meten sólo con Bush o con Blair (en la manifestación de Roma gritaban incluso contra mí, al parecer deseando que saltase en mil pedazos con el próximo transbordador), yo conozco la guerra. Sé muy bien  qué significa vivir en el terror, correr bajo el fuego de los cañones o las bombas de mil kilos, ver morir a la gente y explotar las casas, reventar de hambre y no tener ni siquiera agua para beber".

      Bueno sería que desaparezcan a los cabecillas, a los que inician las masacres, a los que matan a su propio pueblo, a los
      dueños del poder, a los instrumentos del saqueo y el robo de un país como Sadam Husein. Sin embargo, los peruanos mejor

      que cualquiera sabemos que a esos no les pasará nada porque son simplemente piezas de un tablero mayor y que se vuelven
      desechables cuando ya no lo ameritan. Los que mueren en el campo de batalla o en las ciudades, los que hacen parte de los
      "efectos colaterales" son en su mayoría ciudadanos de a pié y, dentro de ellos, los más desamparados como niños, ancianos
      o mujeres. Mueren también los chicos y chicas que son convertidos, por diversas circunstancias, en "carne de cañón". Son
      los soldaditos, los que a patadas o voluntariamente luchan por su dama, su tierra y su fé. Jamás morirán en el campo de
      batalla Rumsfeld, Cheney, Perle, Wolfowitz, Libby, Gingrich, Feith, Bolton, Tenet, Condolezza Rice, Colin Powell, Blair,
      Bush, Aznar o Sadam Husein.

      En el caso peruano, por ejemplo, a sabiendas de todo lo que hacían ¿como permitieron que Montesinos y Fujimori asaltaran
      a nuestro país por toda una década? Simplemente porque ellos eran eficaces piezas al servicio de los dueños del poder y
      cuando ya no servían fueron recién dejados de lado. Lo mismo ocurre con Sadam Husein. Y a propósito,  sobre las guerras
      realizadas en nombre de la libertad y de la lucha anti-terrorista, nosotros los peruanos conocemos muy bien todo eso. Sabemos muy bien  como en nombre de terminar con el terrorismo y de obtener la libertad y tranquilidad van siendo cerrados los espacios, las instituciones, los medios de comunicación, etc. etc.

      En suma, en nombre de la lucha anti-terrorista es más facil callar las bocas y bloquear las consciencias, lo cual no deseo que
      también ocurra con el pueblo norteamericano. En nombre de la lucha contra el terror, generalmente es impuesto un terrorismo de Estado, y eso es lo más lamentable y contradictorio. En nombre de esa lucha es más facil lograr el silencio, es más facil
      robar, matar y quedar impune. Los peruanos conocemos mejor que cualquiera toda esa historia.........

      Además de eso, hay otras razones de índole económico que creo son motivos suficientes para luchar por la paz:

                                US$ 75,000 millones más para la guerra pide Bush

           WASHINGTON (Agencias).-

           El presidente George W. Bush anunciará a un grupo de representantes y senadores a cargo de los temas
           presupuestarios que necesita entre 75.000 y 95.000 millones de dólares adicionales para la guerra, según la
           prensa. El plan está basado sobre la presunción de que el conflicto con el país del norte durará 30 días.

           El presupuesto complementario que Bush puso a punto prevé un paquete de 62.600 millones de dólares para
           Defensa y el resto para el Departamento de Seguridad Interna. La cifra, que será oficializada mañana, se
           conocerá después de la reunión que mantendrán en la Casa Blanca el mandatario, líderes del Parlamento y el
           Consejo Económico Nacional. Este monto, sobre el cual hasta ahora la Casa Blanca ha mantenido silencio,
           incluiría los costos de la guerra y el aumento de la seguridad doméstica, así como financiación para ayuda
           humanitaria y reconstrucción de Irak.

           La euforia de los primeros tres días de guerra que auguraban un colapso rápido del régimen iraquí se
           desvaneció el fin de semana, al complicarse el escenario de batalla mientras las tropas británicas y
           estadounidenses se acercan a Bagdad.

           LARGA Y COMPLICADA

           Estados Unidos ha indicado en los últimos días que la guerra puede ser más complicada y demorarse más de lo
           que algunos prevén. "El presidente siempre ha dicho que esto sería largo y que existía el riesgo de que fuera
           difícil", dijo Fleischer. "La misión recién ha  comenzado", añadió.

           Lo que se haría en el Perú con esa astronómica cifra

           · Doce millones de empleos de 1,750 soles mensuales durante diez años
           · Siete años de reservas internacionales del Perú del 2004 al 2011
           · Tres veces la deuda externa del Perú
           · 1.25 veces el producto nacional bruto del Perú
           · Todo el presupuesto del gobierno del peru de 2004 al 2010
           · Todo el déficit de viviendas del Perú = 2,143,000 casas nuevas mi vivienda
           · Un auto para cada limeño clase media = 6,000,000 de automóviles nuevos
           · Un vaso de leche diaria para cada niño peruano por cien años,
           · Cobertura de todas las pensiones para jubilados y cesantes
           · Treinta años de atención hospitalaria gratuita para 26 millones de peruanos

      3.- ¿Sabe por qué? Porque Europa ya no es Europa. Se ha convertido en una provincia del Islam, como España y Portugal en tiempo de los moros. Europa alberga 16 millones de inmigrantes musulmanes, es decir, el triple de los que hay en América (y América es tres veces mayor). Europa hierve de mulás, de ayatolás, de imames, de mezquitas, de turbantes, de barbas, de burkas, de chadores.

      Esto si que huele a racismo de la peor especie. Y dado que los EEUU también hierve de latinoamericanos, lo peor es que en
      tiempos de guerra son necesarios y entonces son abiertos y facilitados todos los canales para que los jóvenes inmigrantes se
      enrolen a su ejército. Sinó, leamos la siguiente noticia publicada por la CNN:

                      La guerra significa la ciudadanía estadounidense para miles de inmigrantes

                       26 de marzo, 2003 Actualizado: 12:53 PM hora de Nueva York (1753 GMT)

                                              CNNenespanol.com

           WASHINGTON (Reuters) –

           Para miles de inmigrantes en Estados Unidos, la guerra se está convirtiendo en un camino expedito hacia la
           ansiada  ciudadanía, según cifras dadas a conocer el miércoles por las  autoridades del país norteamericano.

           Amparándose en una orden ejecutiva de julio del año pasado, 5.441 integrantes de las fuerzas armadas están
           tramitando su ciudadanía,  saltándose los requisitos normales, que incluyen cinco años de permanencia en
           Estados Unidos como residente legal.

           La orden, firmada por el presidente George W. Bush, otorga la ciudadanía a todo miembro que ya estuviera
           activo en las fuerzas armadas el 11 de septiembre del 2001, fecha a partir de la cual Bush inició lo que llama "la
           guerra contra el terrorismo" y los estados que lo amparan.

           El número de residentes uniformados que piden su ciudadanía ha ido en aumento en los últimos meses. En
           enero y febrero, 1.325 hombres y mujeres alistados la solicitaron, casi una cuarta parte del total.

           "Estos números reflejan todos los casos militares en los que se completó el procesamiento y el expediente ha
           sido enviado a una oficina del distrito (local) para la entrevista", dijo Dan Kane, portavoz de la Oficina de
           Servicios para la Ciudadanía y la Inmigración.

           El caso de unos 30.000 residentes legales enrolados en las fuerzas armadas y el peligro que enfrentan en Iraq
           quedó en evidencia el sábado 23 de marzo, cuando el infante de marina José Gutiérrez, un guatemalteco de 22
           años, perdió la vida en un enfrentamiento en el puerto de Umm Qasr.

           Gutiérrez, quien obtuvo su residencia tras ingresar ilegalmente al país en 1997, podría tener derecho a una
           ciudadanía póstuma, dijo Kane.

           Otro caso que ha llamado la atención es el del especialista del ejército Edgar Hernández, descendiente de
           mexicanos, capturado por los iraquíes.

           Los millones de inmigrantes ilegales que residen en Estados Unidos no pueden integrarse a las fuerzas armadas.

           Actualmente, casi un nueve por ciento de las fuerzas armadas -- unos 120.000 uniformados -- son de origen
           latino, una cifra que duplica el nivel alcanzado durante la Guerra del Golfo de 1991, según cifras oficiales. En
           total, unos 10 millones de inmigrantes residen en Estados Unidos legalmente.
       

      Y una razón por la cual los hombres y mujeres de ciencia deberiamos luchar por la paz es evitar que el resultado de sus
      esfuerzos sea utilizado de manera criminal y que su conocimiento sea puesto al servicio del mal. Lo lamentable es que dentro
      del mundo  científico hay personas que se prestan a seguir el juego de guerra y lo peor, creen en las palabras de autoras
      como Oriana Fallaci.

      Muchas gracias

      Federico Morante
      Universidade de São Paulo
      Instituto de Eletrotécnica e Energia
      Laboratorio de Sistemas Fotovoltaicos
       

    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.