Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

Re: Para el Sr. Garza.

Expandir mensajes
  • mayapuy
    Estimado Sr. Garza: Reciba mis cordiales saludos. Le agradezco por el tono tan gentil de su último mail, así como las aclaraciones que ha precisado. En todo
    Mensaje 1 de 7 , 6 mar 2007
      Estimado Sr. Garza:
      Reciba mis cordiales saludos.
      Le agradezco por el tono tan gentil de su último mail, así como las
      aclaraciones que ha precisado. En todo momento yo he expresado mi
      reconocimiento y aliento a todas las intervenciones educativas y
      terapéuticas.
      Tan solo quisiera precisar dos aspectos.
      1. Tanto Usted como otro miembro de la lista ACA, suelen llamar "teoría" al
      tratamiento biomédico moderno de los desórdenes del neurodesarrollo
      infantil. Desde un punto de vista semántico puro, ello es correcto. Pero
      quiero dejar constancia que en la medicina formal contemporánea todo está
      basado en teorías, en hipótesis de investigación; las mismas que han ido
      cambiando a lo largo de la historia.
      Le pongo por ejemplo la enfermedad úlcero-péptica: durante la década de los
      60's, la "teoría" mencionaba que las úlceras eran causadas por el stress, la
      tensión, la preocupación y la ansiedad; en aquella época los médicos curaban
      a sus pacientes con medicamentos psicotrópicos (antidepresivos,
      ansiolíticos, tratamientos de relajación, etc). Para los 70's se descubrió
      el papel del ácido clorhídrico, y desde entonces se hipotetizó que el exceso
      de la acidez gástrica era la causa de la úlcera, "sin ácido no hay úlcera"
      se popularizó; esta teoría fisiologista propició el tratamiento con
      antiácidos y medicamentos que disminuyeran el efecto del ácido sobre el
      estómago. Para los 80's un disparatado grupo de médicos australianos
      postularon que el origen de las úlceras era infecciosa, causado por una
      bacteria. Obviamente que fueron inicialmente ridiculizados por la comunidad
      médica global; no obstante, y luego de múltiples investigaciones finalmente
      se aceptó el papel de la bacteria Helycobacter pylori como agente causante
      de las úlceras y a la fecha empleamos tratamiento antibiótico para
      combatirlas. Cabe decir que estos médicos que fueron puestos en ridículo por
      la respetada comunidad médica internacional, acaban de recibir el premio
      Nobel de la Medicina.
      Es decir, una enfermedad "psicológica" se convirtió primero en un tema
      "fisiológico" y finalmente en "infectológico". Así es la medicina, basada en
      teorías apoyada en las evidencias de cada época.
      El tratamiento biomédico no es una simple teoría, es una filosofía, un modo
      distinto de ver estos problemas, bajo una óptica de causa (no de
      manifestaciones): qué origina el autismo, no cómo tratar los síntomas del
      autismo. Ello es fundamental pues los médicos solo podemos dar tratamientos
      exitosos si conocemos las causas de las enfermedades y no si solamente
      controlamos sus manifestaciones clínicas.
      Este nuevo enfoque, que rompe los cánones de la medicina tradicional y que
      cada día gana más adeptos en todo el mundo, está basado en una profunda
      investigación científica, en el trabajo de campo palmo a palmo con los
      padres de familia, en el estudio de cada niño (no de grupo, sino desde un
      punto de vista individual).
      Es injusto que se mencione que es "mi teoría"; yo no la he concebido, la
      estoy aprendiendo y la estoy practicando en mi país, con sumo éxito desde mi
      humilde punto de vista, el cual debe ser compartido por los padres de mis
      pequeños pacientes y no necesariamente por mí. Yo no la aprendí en mi país,
      tuve que viajar a México primero y luego a los Estados Unidos. Allí conocí
      científicos, médicos e investigadores maravillosos comprometidos en una sola
      causa: derrotar al autismo; fue allí donde me adherí al DAN!.
      De modo que este nuevo tipo de tratamiento médico no es mío, sería injusto
      señalarlo así por lo que quiero dejar plena constancia de ello.
      2. Mis opiniones no están basadas en subjetividades, impresiones personales,
      "intuiciones", datos anecdóticos o situaciones empíricas. Todas las
      opiniones que he vertido en esta notable lista ACA están basados en las
      investigaciones científicas, los estudios publicados y los libros y revistas
      que he consultado, los cuales pueden ser citados y referenciados con
      precisión.
      Si he mencionado que los niños autistas no nacen, sino que se convierten en
      autistas, no es porque así se me halla ocurrido, o es porque así sucedió
      solo con mi amado hijo Edú; no señor, eso sería una irresponsabilidad.
      Cuando un médico hace una afirmación científica debe estar debidamente
      sustentada y valorada por las evidencias. Es por ello que también quiero
      dejar constancia que todos los conceptos que he escrito, están publicados en
      revistas y libros médicos y tienen toda una ciencia maravillosa que los
      respalda.
      Mi experiencia personal, que si bien aún es anecdótica, también así lo ha
      señalado: el 90-95% de los padres a quienes le he hecho la historia clínica
      de los más de 400 niños que he tenido el privilegio de atender, refieren que
      el inicio de los síntomas de sus niños se iniciaron entre el primer y el
      segundo año de vida. Durante el primer año la vasta mayoría menciona que
      todo iba bien, incluso sus controles pediátricos fueron regulares y
      normales, sus vacunaciones puntuales y su desarrollo psicomotor dentro de
      los carriles normales. No obstante, luego del primer año muchos niños
      comienzan a perder sus habilidades (regresionar) o detienen su desarrollo
      normal (se estacionan) para luego dar paso a las manifestaciones que
      posteriormente justificarán el diagnóstico de desórdenes del espectro
      autista. Puedo dar testimonio de ello, así como ha quedado constancia en las
      historias clínicas que he desarrollado y que en algún momento tendré que
      sistematizar y publicar la información de la experiencia peruana.
      Ud que es una persona tan responsable, preocupada y estudiosa deberá
      entender esta diferencia singular.
      Debido a sus cualidades, lo invito a discutir personalmente estos nuevos
      aspectos de la medicina, los cuales son maravillosos y nos abren un
      horizonte lleno de esperanza para nuestros niños. Desde ya lo invito
      cordialmente a participar en algunas de las próximas conferencias del DAN!
      en los Estados Unidos, de modo que pueda conocer a profundidad estos temas.
      Estoy seguro que, una vez que comprenda las bases biomédicas que apoyan todo
      este nuevo movimiento médico, sus dudas quedarán despejadas.
      Un fuerte abrazo:
      Dr. Luis Maya
      Lima, Perú
      ----
      Mensaje enviado por Qnet Webmail
      http://www.qnet.com.pe
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.