Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

Predica No. 94: Bendice Mi Trabajo

Expandir mensajes
  • Gunther Mejia
    Bendice Mi Trabajo Pastor Carlos Luna 1 Timoteo 6:1-2 Todos los que están bajo el yugo de esclavitud tengan a sus amos por dignos de todo honor, para que no
    Mensaje 1 de 1 , 23 ago 2005
    • 0 Archivo adjunto
      Bendice Mi Trabajo
      Pastor Carlos Luna
       
      1 Timoteo 6:1-2
      "Todos los que están bajo el yugo de esclavitud tengan a sus amos por dignos de todo honor, para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina. Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio. Esto enseña y exhorta".

      Quizá hoy en día ya no hay esclavos y amos, pero sí existen los empresarios, jefes y empleados. Aquí leemos que si no tenemos al jefe digno de todo honor, estaríamos provocando una blasfemia contra la doctrina de nuestro Señor Jesucristo. Aquí le habla a gente que era cristiana. Debemos darle honor a nuestro jefe o al dueño de la empresa donde trabajamos; si un esclavo le daba honor a su amo, cuánto más nosotros a nuestro jefe que no nos tiene por esclavos.

      ¿Cuánto honor se ha perdido en las empresas? El jefe es el motivo de la murmuración a la hora del almuerzo. El dueño de la empresa se convierte en el aprovechado. Especialmente, si el jefe es hermano en la fe, el empleado, también cristiano tiende a tomar ventaja de eso; llega tarde, pide más permisos, etc. Es peor aún cuando el jefe es pastor. Por ejemplo, yo aquí en la iglesia soy pastor y también jefe, presido esta empresa. Es un trabajo bien difícil porque las personas también son mis ovejas. Es difícil tratarlos como ovejas y tenerles paciencia para que salgan adelante, y ejercer mi jefatura sobre ellos también.

      Nosotros manejamos un código de honor dentro de las oficinas. A un hermano en Cristo debemos servirle mejor. Tu jefe se beneficia de tu trabajo. Si no lo quieres, renuncia, pero no vas a encontrar a nadie que te dé trabajo y no sea él el beneficiario de éste. Cuando buscas trabajo, ofreces algo que beneficia la empresa que te va a contratar, no te van a contratar por ayudarte a ti.

      Puedes trabajar para alguien a través del servicio que proporcionas o la profesión que ejerces. El que te va a pagar te va a pagar por eso, no para mantener a tu familia. Si no te alcanza el presupuesto, haz uno nuevo. ¿Por qué tienes que cargarle al empresario las decisiones que tomaste? No lo puedes hacer. Por ejemplo, decidiste dejar de estudiar, entonces no te quejes que te quedaste sin trabajo y se lo dieron a otro que sí se puso a estudiar. Tus decisiones provocan a otros que tomen las de ellos.

      1 Timoteo 6:3-5
      "Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales".

      Yo les tengo que enseñar lo que aquí dice, la Biblia no es cuestión si nos gusta o no. Si tu conversación genera envidias en contra del dueño de la empresa, estás blasfemando el nombre de Jesucristo. Hay gente que despierta malas sospechas contra el patrón en sus conversaciones y que generan envidia. El patrón se corrió el riesgo de poner la empresa, por eso hay que honrarlo. El segundo riesgo más grande que tomó fue contratarte, porque creyó que por tu trabajo, el capital que invirtió no se va a perder. La gente sólo mira su salario, pero ¿sabe cuánto costó el puesto de trabajo? Por ejemplo, si inviertes10 millones en una fábrica que tiene 100 empleados, cada puesto costó 100,000. Hubo que invertir 100,000 para darles trabajo a 100 personas, pero eso la gente no lo ve, sólo tiende a ver su cheque. Digamos que es chofer de bus, ¿cuánto costó el bus? Eso es lo que costó tu empleo. Muchas veces, la gente se queja de lo que le pagan, pero ponte en los zapatos de tu jefe y sentirás lo que tu jefe siente. Tenemos que tener a nuestros jefes dignos de todo honor.

      ¿Es un cristiano el indicado para empezar a hablar de tal manera que levante envidias, pleitos y malas sospechas en contra del que le paga? Si tú lo haces, no eres digno del empleo; con razón nunca te promueven.

      1 Timoteo 6:6-10
      "Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores."

      ¿De qué ganancia o piedad está hablando? Si está hablando de esclavos y amos, está hablando de la piedad del amo. Pero ustedes quieren hacer de la piedad del amo una gran ganancia. La ganancia es la oportunidad que nos han dado, con eso deberías estar contento. Muchos trabajadores no son honestos, porque buscan un trabajo mientras consiguen otro. Él sabe que el trabajo que está pidiendo no va a ser permanente porque no es el trabajo que quiere. Él mismo sabe que sólo estará unos meses ahí, pero no se lo confiesa al patrón. A los cuatro meses se está yendo, pidiendo su indemnización, y sólo usó esa empresa de trampolín para subsistir en lo que conseguía el trabajo que quería. ¿Crees que el trabajo que consigues con mentiras vino de la mano de Dios? Deja de andar diciendo mentiras, porque si con mentiras consigues el trabajo o negocio, no te lo dio Dios, sino el padre de mentira: el diablo.

      Cuando recién comencé Casa de Dios, gente rica se acercó a mí ofreciéndome casa, carro, un excelente sueldo a cambio de que no enseñara de los diezmos y ofrendas. Yo me enojé y no acepté su oferta. Yo no podía negarle una verdad a la gente. Ellos ya eran prósperos, pero la demás gente no. Yo no podía privar a la gente de aprender cómo recibir la bendición de Dios. Como pastores, no podemos dejarnos manipular por la gente sólo por lo que nos da. Las cosas materiales no le causan problema a Dios, pero los valores y principios sí.

      Los esclavos miraban lo que el dueño tenía, y lo empezaban a codiciar y provocar una rebelión en contra del amo. Entonces, esos esclavos se fueron de la fe y sufrieron muchos dolores. ¿Por qué quieres ser empresario? Quizá porque estás codiciando lo que tiene tu jefe, esa no es una buena razón para poner una empresa. Esa razón no la bendice Dios. Tienes que tener mejores razones que esas para poner tu propia empresa un día, como poder ser más productivo o darle empleo a más personas. Pero, si tu objetivo es llegar a tener algo, no es bueno. Tu objetivo ya no es tener clientes o proveer un servicio, si no tener los mismos bienes que el otro tiene. Eso no lo va a bendecir Dios, por más pactos y ofrendas que des. Si descubres los motivos por los cuales haces las cosas, vas a descubrir tu verdadero destino. Tienes que saber si vas a llegar a ese destino de éxito en la tierra o si, definitivamente, no vas a llegar por lo que llevas dentro.

      1 Timoteo 6:11-19
      "Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos. Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo, la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores, el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén. A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna."

      Le empieza hablando a los esclavos y luego habla a los amos. Ellos eran los ricos de ese siglo. A los esclavos les dijo que estuvieran contentos en tener sustento y abrigo, pero a los amos les dijo que no pusieran su esperanza en las riquezas. Como empresario debes de pagar a tus empleados lo mejor que puedas. Por estar tratando de obtener más, andas cambiando de trabajadores continuamente; vas a acabar con tu empresa, a nadie le sirve una rotación de empleados grande. Págales mejor a tus empleados, hazlos estables para que permanezcan contigo. Entrénalos y capacítalos y ellos van a tener un mejor destino.

      Al amo, al esclavo y a Timoteo les dice que echen mano de la vida eterna. Si tú eres un empresario y tienes empleados no cristianos, bendícelos y hónralos por el trabajo que hacen; trátalos bien y honorablemente. Si tus empleados son cristianos, aún más, porque son hermanos en la fe los que disfrutan del fruto de la empresa. Algunos cristianos cometen el error fatal de tomar más confianza de la que deberían; eso no se le hace a un hermano. Si tu jefe es un hermano en Cristo, llega más temprano y cumple de mejor forma, porque es una persona de tu misma fe la que se está beneficiando de tu trabajo, no al revés.

      La Biblia habla de economía, y corrige nuestra conducta laboral. Si en Guatemala tuviéramos un código de honor así en nuestras oficinas, en nuestros trabajos y oficinas tendríamos otra Guatemala. No tenemos otra Guatemala porque no la hemos hecho. Si nosotros nos proponemos hacer otra Guatemala desde la casa, la oficina, el tráfico y en todo lo que hagamos, vamos a tener otra Guatemala. No la va a crear Dios, la tenemos que crear nosotros con nuestra participación en todo lo que hacemos.

      Por otro lado, si eres patrón y tu empleado es un hermano en Cristo, págale bien, honra su trabajo, bendícelo, estímalo porque es uno de tu misma fe el que te está sirviendo. Pero qué pasa, la confianza se ha equivocado en todos los ambientes. Por ejemplo, cuando te hiciste novio de esa jovencita, se trataban de usted. Conforme fue pasando el tiempo, se trataban de tú, luego de vos, y ahora ¿cómo se tratan? ¿Sabes qué? Tengan menos confianza, pero trátense mejor. De qué sirve la mucha confianza, si sólo nos sirve para tratarnos mal; mejor no tener confianza y tratarnos bien. No es por la palabra "confianza", definirla o mencionarla a cada rato que nos va bien. Nos va bien, porque nos tratamos bien. A mí me puedes tratar de Cash, Cashito, pastor, de tú o de vos, pero nunca me faltes al respeto porque yo no te lo falto nunca. Si no hay respeto, qué te puedo dar. Donde no hay respeto, no hay nada que dar. Si me dejas de respetar un día, cerrarás tus oídos a lo que te predico.

      Es importante que ese respeto lo lleves a tu oficina. Quizá por la falta de honor, Dios no está haciendo prosperar la oficina. Porque si ahí adentro, hay deshonor, Dios no va a mandar más dinero. Si Dios no manda más dinero, tú no tienes aumento de salario. Si Dios no manda más dinero, tú vas a tener que perder tu casa que hipotecaste para tener el capital para poner tu empresa. Si hay deshonor empleado-jefe, jefe-empleado, no pidan a Dios que bendiga esa empresa. Si no hay honor, Dios no puede bendecir nada.

      1 Timoteo 5:17
      "Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar."

      O sea, que yo puedo trabajar en predicar y enseñar, y además gobernar. Yo tengo tres trabajos: predico, enseño y además gobierno o administro. Los que enseñan la Palabra son tenidos en doble honor. Ahora bien, "doble honor" en el original es "salario". Usted se pregunta en el concepto bíblico cómo debe de vivir el hombre de Dios, encuentre al que más tiene en toda la iglesia y duplique eso.

      El tema es el siguiente: vas a tener a los dueños de la empresa donde trabajas con estima de todo honor, y si es cristiano, más que todo honor. Si tú has hablado mal o has sido de mala influencia, ve y pídele perdón a tu jefe, y prométele no volverlo a hacer. Dale las gracias por ser el instrumento que Dios ha usado con ese cheque mensual para mantener a tu familia. Tenemos que traer honor al país, a las empresas, a la casa, a la iglesia. Yo creo que en Casa de Dios hay mucho honor, pero me pondría más contento si vas y corriges el honor en tu empresa. Si tú sabes que deberías pagar más, ve y ama a esos trabajadores. Arriésgate a subir el sueldo. Hasta que no tomes ese riesgo y honres el trabajo de los demás, dame una buena razón para que Dios envíe más dinero a tu empresa. Cuando Dios vea por qué quieres ganar más dinero en la empresa y ese sea un buen motivo para que Él mande clientes, entonces Él los mandará.

      Démosle buenas razones a Dios para que nos bendiga, no sólo una simple oración y petición. Dios quiere bendecir Guatemala, lo que está buscando es a través de quién. ¿Qué estás esperando?


      Mas informacion en www.cashluna.org
       
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.