Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

Río + 20: Un encuentro furtivo y los próximos cursos

Expandir mensajes
  • Antonio Elio Brailovsky
    Río+20: Un encuentro furtivo Queridos amigos: Hace veinte años, se produjo un hecho político muy significativo: la totalidad de los gobernantes del mundo y
    Mensaje 1 de 1 , 9 jul 2012
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto
       

      Río+20: Un encuentro furtivo

      Queridos amigos:
      Hace veinte años, se produjo un hecho político muy significativo: la totalidad de los gobernantes del mundo y las mayores organizaciones no gubernamentales se reunieron en la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro. En ese evento, también llamado Eco´92, asumieron el compromiso de orientar sus esfuerzos al mejoramiento del ambiente, que debía hacerse en el marco de la participación ciudadana.
      Se citaron para volverse a encontrar veinte años más tarde y compartir los logros de este período. Se acaban de reunir, en lo que se llamó Río+20
      Pero cuando se pusieron a comparar lo que habían hecho, se encontraron ante una enorme cantidad de promesas incumplidas.
      A pesar de tantos discursos, en estos veinte años aumentó la pobreza y empeoraron las condiciones ambientales de los sectores más postergados. Nadie hizo nada por evitar las guerras posteriores a la caída del bloque soviético. Se produjeron el peor derrame de petróleo y el peor accidente nuclear de la historia. Se profundizaron los efectos del cambio climático sin que se redujeran las emisiones de gases de efecto invernadero ni se adoptaran medidas adecuadas de mitigación en la mayor parte del mundo. Se desarrollaron amenazas ambientales nuevas, como la minería descontrolada y la aplicación de la ingeniería genética al monopolio agrícola. Hubo significativos avances legales, aunque con un bajo grado de cumplimento.
      De un modo coherente con tanta negligencia, se volvieron a reunir en Río, esta vez sigilosamente, para que los pueblos no les reclamaran lo que debían haber hecho y no hicieron. Es sugestivo que gobiernos que tienen tantas diferencias entre sí hayan operado de conjunto para encubrirse mutuamente sus falencias ambientales.
      Les envío el documento final de Río+20. Pueden bajarlo de aquí:
      Verán que simplemente se olvidaron de hacer una rendición de cuentas de cómo cumplieron o incumplieron el compromiso de la Eco´92. Apenas si reconocen que los avances han sido insuficientes.
      El texto es una suma de enunciados difusos, sin ningún compromiso concreto, y, por supuesto, sin que nadie haya dicho si iba a poner alguna suma de dinero para cumplirlo. El texto es comparable al que aprobaron en la ya muy lejana Conferencia de Estocolmo en 1972. Cambia la terminología pero no la actitud de situar los cambios en un futuro indeterminado. Leyéndolo, parece más el proyecto de una pequeña agrupación estudiantil que la declaración conjunta de casi todos los Gobiernos del mundo.
      Dos ausencias significativas son:
      • No se menciona la Agenda 21, una propuesta de gestión ambiental integrada con  participación  ciudadana, que fue el principal aporte de la Eco´92. Se elimina el protagonismo de los pueblos y se espera que todos los cambios provengan de las grandes empresas multinaciones, a través de la recién inventada economía verde.
      • También borraron todas las menciones a los derechos reproductivos, que estaban en los primeros borradores y de los que no quedó ni siquiera una frase ambigua.
      Mi próximo curso de Historia Ecológica de Iberoamérica.
       
      Este tipo de postergaciones tiene importantes antecedentes históricos, y son muy anteriores a la existencia misma de las Naciones Unidas.
      Los actuales problemas y conflictos ambientales que afectan a los países latinoamericanos se han ido construyendo a lo largo del tiempo. Precisamente, una de las causas del fracaso de muchas gestiones ambientales ha sido el no poder reconocer el carácter histórico de las situaciones que debían enfrentar. Por eso, la historia ecológica no es un entretenimiento de cultura general sino una herramienta de gestión.
      Con este enfoque, en agosto vuelvo a dictar mi curso de Historia Ecológica de Iberoamérica, sobre la base de la detallada investigación que publiqué con las editoriales Le Monde Diplomatique y Kaicron. Esta vez lo hago con la Fundación PROSAMA, una institución científica que investiga los problemas de salud y medio ambiente.
      Aquí tienen el programa del curso y mis antecedentes académicos:
       

      El curso de Ecotoxicología del Dr. Jorge Herkovits

      Como ustedes saben, hay una tendencia importante en los estudios ambientales a omitir lo que les ocurre a los seres humanos. Nos resulta más fácil pensar en especies en peligro de extinción que en seres humanos amenazados por sustancias tóxicas vertidas en su ambiente.

      Hay un interés económico en esconder el daño de la contaminación sobre las personas. Vuelvan a leer el documento de Río+20. Verán que no aparecen las palabras  "intoxicación", "tóxico", "toxicidad", "toxicología" ni "ecotoxicología". Apenas la mención obvia del efecto positivo sobre la salud de una hipotética reducción de la contaminación. Es su manera de confesar que no se les ocurrirá tocar los intereses de quienes ganan dinero a costa de la salud humana.

      Por eso nos parece importante el conocimiento preciso de esas amenazas. Para eso, quiero invitarlos al curso sobre Ecotoxicología y Desarrollo Sustentable, que dictará en agosto el Dr. Jorge Herkovits, Presidente de la Fundación Prosama.

      Aquí tienen el programa del curso y los antecedentes académicos del Dr. Herkovits:

      https://dl.dropbox.com/u/18205050/Documentos/Ecotox.doc

       

      La obra de arte que acompaña esta entrega es: "Mujer y niño", pintada por el brasileño Cándido Portinari en 1936. Portinari presenta con notable contundencia los conflictos sociales y ambientales de su país, en este caso, la situación en las favelas inicipientes de Río de Janeiro, cuyo desarrollo es paralelo al de la industrialización salvaje en ese país.  
      Un gran abrazo a todos.
      Antonio Elio Brailovsky
       
      Cándido Portinari, brasileño: "Mujer y niño"
       

       

    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.