Cargando ...
Lo sentimos, ocurrió un error mientras cargaba el contenido.

MA: ¿Qué es el uranio empobrecido?

Expandir mensajes
  • Argos Is-Servicio Informativo.
    MA: ¿Qué es el uranio empobrecido?   MEDIO AMBIENTE… ARGOS: JUNIO 15 DE 2010…   El uranio empobrecido es un residuo obtenido de la producción del
    Mensaje 1 de 1 , 19 jun 2010
    Ver fuente
    • 0 Archivo adjunto

      MA: ¿Qué es el uranio empobrecido?

       

      MEDIO AMBIENTE… ARGOS : JUNIO 15 DE 2010

       

      El uranio empobrecido es un residuo obtenido de la producción del combustible destinado a los reactores nucleares y las bombas atómicas. El material que se utiliza en la industria civil y militar nuclear es el uranio U-235, que es el isótopo que puede ser fisionado. Como este isótopo se encuentra en muy bajas proporciones en la naturaleza, el mineral de uranio ha de ser enriquecido, es decir, ha de aumentarse industrialmente su proporción de isótopo U-235. Este proceso produce gran cantidad de desechos radiactivos de uranio empobrecido, así denominado porque está compuesto principalmente por el otro isótopo de uranio no fisionable, el U-238 y una mínima proporción del U-235.

       

      Desde 1977 la industria militar norteamericana emplea uranio empobrecido para revestir munición convencional (artillería, tanques y aviones), para proteger sus propios tanques, como contrapeso en aviones y misiles Tomahawk, y como componente de aparatos de navegación. Ello es debido a que el uranio empobrecido tiene unas características que lo hacen muy atractivo para la tecnología militar: en primer lugar, es extremadamente denso y pesado (1 cm3, pesa casi 19 gramos), de tal manera que los proyectiles con cabeza de uranio empobrecido pueden perforar el acero blindado de vehículos militares y edificios; en segundo lugar, es un material pirofórico espontáneo, es decir, se inflama al alcanzar su objetivo, generando tanto calor que provoca su explosión.

       

      Después de más de 50 años de producción de armas atómicas y de energía nuclear, EEUU tiene almacenadas 500.000 toneladas de uranio empobrecido, según datos oficiales. El uranio empobrecido es también radiactivo y tiene una vida media de 4,5 mil millones de años. Por ello, estos desechos han de ser almacenados de forma segura durante un período de tiempo indefinido, un procedimiento extremadamente caro. Para ahorrar dinero y vaciar sus depósitos, los Departamentos de Defensa y de Energía ceden gratis el uranio empobrecido a las empresas de armamento nacionales y extranjeras. Además de EEUU, países como Reino Unido, Francia, Canadá, Rusia, Grecia, Turquía, Israel, las monarquías del Golfo, Taiwan, Corea del Sur, Pakistán o Japón compran o fabrican armas con uranio empobrecido.

       

      Cuando un proyectil impacta contra un objetivo el 70% de su revestimiento de uranio empobrecido arde y se oxida, volatilizándose en micropartículas altamente tóxicas y radiactivas. Estas partículas, al ser tan pequeñas, pueden ser ingeridas o inhaladas tras quedar depositadas en el suelo o al ser transportadas a kilómetros de distancia por el aire, la cadena alimenticia o las aguas. Un informe técnico de 1995 del Ejército norteamericano señala que "si el uranio empobrecido penetra en el cuerpo tiene la potencialidad de provocar graves consecuencias médicas. El riesgo asociado es tanto químico como radiológico". Depositados en los pulmones o los riñones, el uranio 238 y los productos de su degradación (torio 234, protactinio y otros isótopos de uranio) emiten radiaciones alfa y beta que provocan muerte celular y mutaciones genéticas causantes, al cabo de los años, de cáncer en los individuos expuestos y de anormalidades genéticas en sus descendientes.

       

      En sus 110.000 ataques aéreos contra Iraq, los aviones A-10 Warthog de EEUU lanzaron 940.000 proyectiles con uranio empobrecido, y en la ofensiva terrestre sus tanques M60, M1 y M1A1 dispararon otros 4.000 proyectiles también revestidos de uranio. Se estima que en la zona hay 300 toneladas métricas de desechos radiactivos, que podrían haber afectado ya a 250.000 iraquíes. Tras la Guerra del Golfo, investigaciones epidemiológicas iraquíes e internacionales han permitido asociar la contaminación ambiental debida al empleo de este tipo de armas con la aparición de nuevas enfermedades de muy difícil diagnóstico (inmunodeficiencias graves, por ejemplo) y el aumento espectacular de malformaciones congénitas y cáncer, tanto en la población iraquí como entre varios miles de veteranos norteamericanos y británicos y en sus hijos, cuadro clínico conocido como Síndrome de la Guerra del Golfo. Síntomas similares al de la Guerra del Golfo se han descrito entre un millar de niños residente en áreas de la antigua Yugoslavia donde en 1996 la aviación norteamericana recurrió también a bombas con uranio empobrecido, al igual que durante la intervención de la OTAN contra la Federación Yugoslava de 1999.

       

      • Mensaje de Ramsey Clark al Seminario Internacional

       

      "Uranio empobrecido: aspectos sanitarios, ecológicos, legales y económicos del empleo de armamento radiactivo convencional", a celebrar en Gijón, Asturias, los días 25 y 26 de noviembre de 2000

       

      Queridos amigos, queridas amigas:

       

      Quiero haceros llegar mi máxima solidaridad con vuestra importante Conferencia Internacional sobre uranio empobrecido, así como mis felicitaciones al Comité de Solidaridad con la Causa Árabe por haberla organizado. Desearía de todo corazón estar con vosotros hoy para participar en el trabajo que estáis desarrollando en el combate contra los peligros de las armas de uranio empobrecido. Pero el Gobierno de EEUU está dando peligrosos pasos que amenazan con provocar una gran guerra en otra área del Planeta. Estoy hablando ahora de Colombia, en Sudamérica. Con los 1,3 millones de dólares de la nueva ayuda militar presentada bajo el pretexto de la así llamada "guerra contra el narcotráfico", Washington amenaza con una versión para el siglo XXI de la Guerra de Vietnam. Otros miembros del Centro de Acción Internacional y yo mismo nos encontramos en una misión de evaluación viajando a las áreas de Colombia bajo control de las fuerzas populares insurgentes.

       

      Deseo presentaros aquí el llamamiento que nosotros elaboramos en 1996 llamando a la prohibición de las armas de uranio empobrecido, con las esperanza de que podáis incluirlo como parte de los resultados de vuestra Conferencia.

       

      Muchas gracias,

       

      Ramsey Clark

       

      • Llamamiento internacional para la prohibición del uso de armamento con uranio empobrecido.

       

      Las armas de uranio empobrecido constituyen una inaceptable amenaza contra la vida, una violación de la legislación internacional y un atentado contra la dignidad humana. A fin de salvaguardar el futuro de la Humanidad, hacemos un llamamiento internacional para la prohibición de la investigación, fabricación, ensayo, transporte, posesión y uso del uranio empobrecido con fines militares. Asimismo, llamamos al aislamiento y contención de todas las armas y los desechos de uranio empobrecido, la reclasificación del uranio empobrecido como una sustancia radiactiva y peligrosa, la limpieza de las áreas actualmente contaminadas con uranio empobrecido y el desarrollo de esfuerzos integrales para prevenir la exposición humana así como el tratamiento médico de aquellos que hayan sido ya expuestos al uranio empobrecido.

       

      Durante la Guerra del Golfo, municiones y vehículos fabricados con uranio empobrecido fueron empleados por primera vez en una acción militar. Iraq y el norte de Kuwait fueron virtualmente un campo de pruebas del armamento de uranio empobrecido. Más de 940.000 proyectiles de 30 milímetros de uranio empobrecido y "más de 14.000 de largo alcance fueron empleados en la Operación Tormenta del Desierto", según el Instituto de Política Ambiental del Ejército de EEUU.

       

      Estas armas fueron empleadas en Iraq sin preocupación alguna por las consecuencias de su uso sobre la salud y el medioambiente. Entre 300 y 800 toneladas de partículas y polvo de uranio empobrecido fueron esparcidas sobre la tierra y las aguas de Kuwait, Arabia Saudí e Iraq. Como resultado de ello, cientos de miles de personas, tanto civiles como militares, han sufrido los efectos de la exposición a armas radiactivas.

       

      De los 697.000 combatientes estadounidenses que sirvieron en el Golfo, más de 90.000 han señalado padecer problemas de salud. Los síntomas incluyen disfunciones respiratorias, renales y hepáticas, pérdida de memoria, dolores de cabeza, fiebre o baja presión arterial, y se han detectado malformaciones congénitas entre sus nacidos. El uranio empobrecido es el principal sospechoso de tales males. Los efectos sobre la población residente en Iraq son aún mayores. Bajo presión el Pentágono ha sido obligado a reconocer que existe un Síndrome de la Guerra del Golfo, aunque sigue negando cualquier asociación con el uranio empobrecido.

       

      Poblaciones residentes cerca de plantas de fabricación y ensayo de armas de uranio empobrecido, de bases y arsenales han sido también expuestas a este material radiactivo cuya vida media en de 4,4 mil millones de años. Armamento de uranio empobrecido ha sido igualmente desplegado en Bosnia por las tropas de EEUU. La expansiva toxicidad del uranio empobrecido amenaza la vida por doquier.

       

      Las armas de uranio empobrecido no son armas convencionales. Son armas altamente tóxicas y radiactivas. Toda le legislación internacional sobre conflictos ha intentado limitar la violencia de los contendientes y evitar el uso de armas crueles e indiscriminadas. Los acuerdos y convenciones internacionales han procurado proteger a los civiles y a los no combatientes del azote de la guerra y evitar la destrucción del medio ambiente y de los suministros alimentarios a fin de salvaguardar la vida sobre la Tierra.

       

      Consecuentemente, las armas de uranio empobrecido violan la legislación internacional debido a su inherente crueldad e ilimitados efectos mortíferos. Amenazan a las poblaciones civiles ahora y durante generaciones futuras. Son precisamente las armas y su uso que la legislación internacional, incluida la Convención de Ginebra y sus Protocolos Adicionales de 1977, vienen prohibiendo desde hace más de un siglo.

       

      • Declaración final del Seminario

       

      Los participantes en el Seminario Internacional Uranio empobrecido: Aspectos Sanitarios, ecológicos, legales y económicos del empleo de armamento radiactivo convencional, convocado en Gijón, España, los días 25 y 26 de noviembre del 2000 por el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe, en el marco del Campaña Estatal por el Levantamiento de las Sanciones a Iraq (CELSI),

       

      Habiendo sido informados del uso masivo, indiscriminado y premeditado de armamento de Uranio Empobrecido (U.E.) durante la guerra del golfo en 1991 contra Iraq y sus gravísimas consecuencias sobre la salud y el medio ambiente, y de su uso de nuevo contra Yugoslavia en 1999.

       

      Considerando las evidencias de la asociación entre el empleo de armamento de Uranio Empobrecido en áreas de experimentación y en las intervenciones contra Iraq y la ex República Federal Yugoslava y el incremento de afecciones y enfermedades tanto entre los combatientes como a las poblaciones.

       

      Considerando el articulado de la Sexta Convención de la Haya y de la Convención de Ginebra y sus dos Protocolos adicionales relativos a las restricciones del uso de la fuerza en los conflictos militares y la protección de poblaciones civiles en tiempo de guerra, de la Carta de Naciones Unidas y la declaración de Derechos Humanos, de sucesivas resoluciones de la Asamblea General de NNUU así como del Subcomité para la Prevención de la Discriminación y Protección de las Minorías, en concreto la 1996/16 del 29 de agosto de 1996.

       

      Considerando las resoluciones elaboradas con anterioridad sobre esta materia por distintas organizaciones internacionales, en concreto la del International Action Center de 1996 y la de la conferencia de Bagdad de mayo de 1999,

       

      EXIGEN:

       

      Que se considere el armamento y el equipamiento militar fabricado con Uranio Empobrecido como armamento NO convencional, gravemente peligroso para la salud de las poblaciones y la conservación del medio ambiente.

       

      Que se considere el uso del armamento uranio empobrecido como delito de Crímenes de Guerra y contra la Humanidad, punible en consonancia con la legislación internacional.

       

      La prohibición internacional de la fabricación, almacenamiento, comercialización, posesión, ensayo y uso de armamento y de todo tipo de equipamiento militar con Uranio Empobrecido.

       

      La destrucción de todo tipo de armamento e equipamiento militar fabricado con uranio empobrecido, así como el almacenamiento seguro de los deshechos de ello derivado, y de las actuales reservas de uranio empobrecido.

       

      La descontaminación de los territorios que se han visto afectados por la polución por uranio empobrecido, incluyendo tanto las áreas próximas a los centros civiles y militares de tratamiento de uranio empobrecido, de fabricación de armamento con este material y de su experimentación, así como de los escenarios de combate, en concreto, los países de las regiones del Golfo y de los Balcanes, muy particularmente Iraq y la República Federal Yugoslavia.

       

      La plena asistencia sanitaria y técnica a los países mencionados para atender a los afectados por la contaminación derivada del uso de este tipo de armamento.

       

      La plena clarificación por parte de los gobiernos de EEUU, Gran Bretaña y demás miembros de la OTAN sobre el empleo de este tipo de armamentos. Los gobiernos de estos países son considerados responsables de las consecuencias directas del uso de este tipo de armamento y por ello responsables de la limpieza de las áreas afectadas, estando obligados a proveer plenas compensaciones por todos lo danos causados en sus agresiones contra Iraq y Yugoslavia.

       

      El inmediato y completo levantamiento de las sanciones impuestas a Iraq como requisito imprescindible para que el pueblo y el gobierno de Iraq puedan hacer frente a las graves consecuencias que el empleo masivo de armamento con uranio empobrecido durante la intervención de 1991 y las sucesivas agresiones contra este país diariamente en las llamadas Areas de Exclusión Area.

       

      El compromiso del Secretario General de NNUU para que tome las medidas apropiadas para que este organismo internacional aborde de manera inmediata el análisis con detenimiento de las consecuencias sobre la salud y el medio ambiente del uso del uranio empobrecido a partir de las evidencias acumuladas en los últimos años y proceda en consecuencia a su prohibición.

       

      Finalmente, los participantes en este Seminario desean reiterar su plena solidaridad y apoyo a todas las personas afectadas por este tipo de armamento en Iraq y Yugoslavia así como con los veteranos afectados por el denominado Síndrome del Golfo, una solidaridad que en estos momentos no podemos dejar de hacer extensible al pueblo palestino.

       

      Fuente: http://pocamadrenews.wordpress.com/2007/09/30/micro-bombas-atomicas-usadas-por-eeuu-y-la-otan-en-conflictos/  

       

       
      Marcos Jesus Concepcion Albala 
      Director de Argos Is-Internacional
      MIEMBRO DE LA 'CAMACOL' Y DE LA 'FELAP'
      argosisservicioinformativo@...  
      http://espanol.groups.yahoo.com/group/ArgosIs-Internacional

       
    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.